NOTA     

 Mañana Beach - Verano 2008

 

Daniel Tangona
LA FUERZA DE UN TITÁN
 
Con una experiencia de más de 30 años, conoce como pocos los secretos del fitness y las claves para estar en forma. Él lo atribuye a que se crió en medio de levantadores de pesas y gimnastas, aunque su principal maestro fue su padre, un popular luchador de Titanes en el Ring. En la actualidad es el entrenador de empresarios y famosos. Desde hace 18 años, quienes veranean en Punta del Este pueden asistir a sus clases en el Conrad.
 

Y se hizo justicia. La misma que pregonaba su padre, Antonio Tangona, más conocido como “La Momia”, que cuando se acercaba al ring a luchar contra su enemigo de turno, era acompañado por el cantito que decía: La momia es justiciera. Protege a los buenos, castiga a los malos. Cultor de la lucha grecorromana y las actividades físicas de fuerza, le inculcó a su hijo, desde chico, la pasión por el deporte y el entrenamiento.

Afortunadamente, sus enseñanzas dieron frutos, y hoy Daniel Tangona es el entrenador personal profesional más buscado por los empresarios, modelos y celebridades locales, como también empresarios de Uruguay, Chile, Paraguay y Brasil.

Los nombres que más resuenan, entre sus “clientes” o “alumnos”, son los empresarios Cristiano Ratazzi (presidente de Fiat Argentina) y el Ing. Alejandro Bulgheroni (presidente de Pan American Energy), Carlos Oliva Funes, presidente de Swift, los actores Martín Seefeld, Graciela Borges, Juan Cruz Bordeau, Roberto Pettinato; las modelos Sofía Zámolo, Rocío Guirao Díaz y Karina Jelinek, entre otros.


Daniel Tangona entrenando a la modelo Rocío Guirao Díaz

Hacer las cosas bien

A los 50 años, Daniel Tangona no da vueltas para hablar de fitness. Dice que no cree en las dietas, aunque conoce quinientas. Que no está de acuerdo con las mujeres que se pasan el día en el gimnasio y se puede dar el gusto de afirmar que la gimnasia no adelgaza. Para bajar de peso hay que comer menos. Y después, claro está, hacer ejercicio.

“Esto de entrenar a famosos surge en Punta del Este, para ser más preciso, en el Hotel Conrad, donde en el verano doy clases de gym. Cada temporada llegan artistas internacionales de primerísimo nivel y a mí me contratan para entrenarlos; también para preparar a la “cara” Conrad de cada año”, sintetiza. Pero Tangona ofrece algo más que clases de gimnasia: a su celular –que está encendido las 24 horas- a veces llaman algunos clientes, a horarios inusuales, que están con un ataque de pánico o ansiedad y necesitan hacer ejercicio. Por lo general, son empresarios.

A pesar de ello, no le gusta que lo señalen como “el entrenador de los famosos”. “Yo no elegí preparar a las celebridades o a los empresarios top. Es algo que se fue dando por recomendación. Tal vez entreno al presidente de una compañía y como le gusta mi trabajo, me recomienda a su colega. En el caso de las modelos, a veces me contratan las agencias. Entonces, me ocupo de ordenar la rutina de las chicas, sugiriendo las comidas, estableciendo una rutina de gimnasia. También doy clases grupales a un grupo de modelos”, explica.

Pero no siempre sus clases estuvieron plagadas de famosos. Su primer gimnasio fue el living de su casa en Olivos. “Era un departamento muy amplio con un living importante, que pasó a ser el gimnasio, el baño se convirtió en el vestuario y la cocina, en la oficina. Empecé dando una hora por día y terminé con diez horas diarias, hasta que dije acá algo está pasando”, recuerda Tangona.

Así fue como en 1982 abrió su propio gimnasio de 400 m2 ubicado en la calle principal de Olivos. Las clases causaron furor. En especial las de la noche, que llegaban a tener entre 50 y 80 alumnos.
También dio clases en otros gimnasios de la zona, como el Fisical Gym & Fitness de Acassuso, durante diez años.

El auge del personal trainer

En los ´90, los gimnasios surgieron como hongos. Y en forma paralela, también empezaron a aparecer los entrenadores personales (o personal trainers). “La gente empezó a querer entrenar en forma personalizada. Y así fue que se puso de moda la figura del personal trainer. Como pasa con todo, hay entrenadores que trabajan bien, y otros muy improvisados, no tienen ningún conocimiento de fisiología del cuerpo humano ni de nada; entonces, constituyen un verdadero riesgo, ya que ponen en juego la salud de la persona a la que entrenan”, señaló Daniel Tangona.

Pero no todo el mundo necesita un personal trainer. “A mí hay gente que viene a buscarme y yo les digo que no me necesitan, que vengan a mi clase grupal. El entrenador personal es ideal para aquellas personas a quienes no les gusta ir al gimnasio o no quieren escuchar música fuerte, para quienes tienen un gym armado en sus casas o no tienen mucho tiempo libre, también para las gorditas que sienten vergüenza de mostrar su cuerpo y no se sienten cómodas compartiendo una clase con las chicas que van hace años y están con el último grito de la moda”.

Tips para estar en forma by Daniel Tangona

Para tener buenos brazos
● Trabajar con pesas y atacar el músculo desde diferentes ángulos
●No hacer siempre los mismos ejercicios para brazos y hombros, armar rutinas para que el cuerpo se modifique.
●No esperar resultados milagrosos. Recién en seis meses se pueden observar los resultados.

Para achatar la panza
●“Los abdominales sólo sirven para tonificar el músculo, pero si el objetivo es bajar grasa y adiposidades, es necesario un plan nutricional. Si alguien dice que con mil abdominales por día se baja la panza, está mintiendo. La grasa sigue; eso sí, debajo de la grasa, vas a tener el músculo duro”.

Para tonificar los glúteos
●“Las chicas que quieran tener buena cola, que dejen de correr. Porque el correr hace que el efecto rebote de la cola siga venciendo la ley de gravedad. La cola es grande y ese músculo no tiende a subir, sino que tiende a caer. Si encima uno corre…”
●Para tonificar la cola hay que trabajar la espalda, los glúteos, los isquiotibiales (son los músculos que corren por detrás de las piernas, desde el isquión en la pelvis hasta la tibia en la pantorrilla), pantorrillas y abdominales, todo es una cadena muscular.



El secreto para estar en forma

Contrariamente a lo que cualquiera podría suponer, Daniel Tangona no predica la idea de “vivir en un gimnasio”. Todo lo contrario. “Cuando una mujer está tres o cuatro horas por día en un gimnasio, yo siempre digo: Señora, usted está necesitando un psicólogo. Posiblemente esa mujer tenga alguna carencia que intenta suplir con el ejercicio exagerado. Mujeres que corren y corren en la cinta, después hacen pesas, se meten en una clase, y en otra, se toman un café y vuelven a otra clase. En estos casos, tener un entrenador personal serviría de mucho para orientar a estas personas y armar juntos un plan de actividad física”.

Para el entrenador, el límite es una hora u hora y media, tres veces por semana. “El músculo no crece cuando lo entrenás. Crece cuando descansa. Si alguien va todos los días al gimnasio, tiene que dividir muy bien su rutina. Por ejemplo, lunes y miércoles, hacer pesas; y martes y jueves, aeróbico, o caminar, nadar, andar en bicicleta o bailar. De esta manera, el corazón no está sobreexigido”, indicó. Otro punto fundamental a tener en cuenta es seguir un plan acorde a la edad y a la capacidad física. “Hay hombres de 50 años que están corriendo con una frecuencia cardíaca de 160. Cuando yo les digo que es demasiado fuerte, me contestan que están bárbaros. Pero esa frecuencia no se condice con la edad. Cada uno debe respetar su rango cardíaco”.

Para diseñar la rutina, Tangona no acepta como alumno a nadie que no le traiga un chequeo médico. “Prefiero perder un cliente y uno una vida arriba de una cinta. Si no, estoy entrenando al hombre invisible. Yo no veo con rayos X lo que está pasando adentro de ese cuerpo”.
Por último, pero no por ello menos importante, la comida. “El 80% del cambio corporal es la comida. Somos lo que comemos. Por más de que nos pongamos en una cinta cuatro horas por día, si no tenemos una nutrición balanceada, el cuerpo no se modifica”.

El cuerpo ideal

Piernas y brazos con músculos bien marcados, abdomen chato, glúteos firmes y lo más levantados posibles, son los principales objetivos de muchos de los que entrenan. Para lograrlo, recomienda trabajar con cargas. “Para mantener la musculatura hay que hacer pesas. Sí o sí. Es la única forma de mantener el esqueleto en su lugar. La buena musculatura además de sostener el esqueleto impide que te duelan las articulaciones, el cuello, los hombros, la cadera, los tendones. Si no hay músculo, no hay sostén. Y si no hay sostén, te duele todo…”.

Entrenar o no en verano

Siempre están los que durante el año no tuvieron tiempo para ir al gimnasio y entonces encuentran en las vacaciones el tiempo perfecto para retomar la actividad. En este caso, Daniel Tangona propone empezar caminando 20 minutos solamente para adaptar el cuerpo (evitando el horario de las 11 y las 16, para protegerse del sol). Y no dejar de lado la hidratación, antes, durante y después de entrenar (recordar que cuando el cuerpo tiene sed es que ya está deshidratado).

También están quienes entrenaron todo el año y entonces toman la decisión de parar en el verano. “Yo les pregunto a estas personas, ¿el corazón se toma vacaciones? No, entonces no se puede frenar la actividad. Es cierto que como se come mucho y a cualquier hora, estamos desordenados, mal descansados. Pero entonces lo que tenemos que hacer es dosificar. No querer hacer más ejercicio porque comimos de más, ni tampoco no hacer nada porque queremos descansar”, concluyó.

Los lectores que quieran asistir a una clase de Daniel Tangona, pueden hacerlo los martes, jueves y sábado a las 11 en el Conrad, abonando el costo de la clase.
 


Junto a Horacio Cabak, en un evento de Reebok en Punta del Este.





No sólo las modelos hacen ejercicios, también el manager Pancho Dotto tiene su plan de entrenamiento en la playa.



El empresario Cristiano Rattazzi, Presidente de Fiat, nunca falta a su entrenamiento.

 



 


 

 



(Daniel Tangona, (54911) 3639-1200)

 Cerrar esta ventana y continuar selección
 

www.tangona.com