Golf & Fitness   

Revista Mercado Fitness - Mayo / Junio 2006  

 Cerrar esta ventana y continuar selección

 

HOYO EN UNO, GANAN TODOS

En Argentina existen alrededor de 250 canchas de golf y hay otras 43 en construcción. En 1989, el número de matriculados en la Asociación Argentina de Golf, entidad que otorga el handicap, era de 27 mil. Hoy esa cifra asciende a más de 50 mil. No obstante se estima que son muchos más los que practican este deporte.

“La tasa de crecimiento anual supera el 10 por ciento. Es la más alta entre todos los deportes. Hoy, en la Argentina más de 130.000 personas juegan golf, aunque el mercado potencial supera el medio millón”, explica Claudio Neira, director de Golf Salud, una firma dedicada a la capacitación y difusión del golf.

Además, de en Buenos Aires, existen campos de golf con el nivel internacional en Córdoba, Salta y Tucumán, entre otras provincias. En el negocio inmobiliario, las canchas potencian la oferta, razón por la cual algunos emprendimientos, como Nordelta y Chapelco, contrataron como asesor para el diseño de sus propios espacios de golf a un especialista de renombre mundial como Jack Niclaus.

Estos datos marcan a las claras una tendencia que podría y debería ser tomada en cuenta por aquellos gimnasios que quieran atraer hacia sus instalaciones a un nuevo segmento de clientes, compuesto por personas que juegan golf, de manera profesional o amateur, por lo que necesitan obtener y conservar un óptimo estado físico.


 Roberto de Vicenzo y Daniel Tangona

El golf por dentro
“El golf es un deporte completo, que requiere mucha técnica y concentración, lo cual atrapa al practicante”, explica Alberto Carrara, director de Cairon Sports, una empresa que vende simuladores indoor de golf. Además, agrega: “Ya no es, como años atrás, un deporte exclusivo para gente mayor o de gran poder adquisitivo”.

“Hoy por el contrario –prosigue Carrara- lo practican muchos jóvenes, y esto se ve en los “driving range” donde se ejercita. Entonces, me parece muy interesante la posibilidad de que algunos gimnasios se enfoquen en este deporte, ya que las personas que lo practican necesitan lugares cercanos donde entrenarse físicamente”.

En la opinión de Jorge Brisco, presiente de la ISTA (Internacional Sports Trainers Association), y preparador físico de golfistas profesionales como Vicente Fernández, Eduardo Romero, Angel Cabrera y José Cóceres, el golf no es sólo un juego técnico sino también un evento atlético. “La cabeza del palo puede alcanzar velocidades de más de 150 Kph, lo que representa un esfuerzo comparable al lanzamiento en béisbol”.
En cuanto a la importancia de la preparación física, el entrenador Daniel Tangona dice: “Mucha gente mayor lo juega por indicación médica, porque exige caminar mucho, lo cual es beneficioso para su salud”. A esto agrega Brisco: “Hoy el golf es considerado como un deporte de alto rendimiento, ya que requiere de una gran flexibilidad, potencia muscular y coordinación neuromuscular”.

Amplio perfil
La popularización del golf se debe a la amplia difusión que le han dado los medios de comunicación y también a la recuperación que generan los famosos aficionados al mismo, como Michael Jordan, Diego Maradona, y Gabriel Batistuta, entre otros. Además, la habilitación de campos municipales, con precios accesibles, posibilitó la llegada a este deporte de gente de poder adquisitivo menor.

Al mismo tiempo, han florecido una variedad de escuelas de golf y de torneos de diversa índole, que organizan empresas de consumo masivo para sus clientes, personal y público en general.

“El deporte se popularizó gracias a que hay opciones más económicas para jugarlo. Hoy, si bien no es barata, no es una actividad cara como solía ser”, opina Tangona.


 Tangona y Tiger Woods

En general, las clases “duran 30 minutos, aunque algunos prefieren tomar una hora”, dice Brisco. Muchos juegan golf antes o después de su trabajo, e inclusive durante su espacio para almorzar. “Muchas veces sin la ropa ni los zapatos adecuados”, agrega.

Público potencial
En la opinión de Carrara “la vinculación del golf con el gimnasio es muy natural”. En esta línea explica: “Cualquier preparador técnico le sugiere a su alumno que se entrene físicamente. Entonces, el gimnasio que se enfoque en esta actividad, tendrá excelentes resultados”.

Según Brisco,”los gimnasios que deseen captar el nutrido público del golf, deberán primero capacitar a sus profesores para que conozcan las cualidades físicas que tienen que entrenar en los golfistas”. En el mismo sentido añade: “Me refiero a mejorar la potencia del swing y la resistencia para llegar a jugar 18 hoyos en plenitud física”.

“Además –prosigue- el gimnasio deberá incorporar algunos elementos específicos para realizar este tipo de entrenamientos como una pelota suiza, bosu (media esfera), medicine balls, discos de aire, bandas de goma, etc. Estos accesorios no tienen un alto costo, pero son muy necesarios para lograr ejercicios exitosos”.

Neira está convencido de que la industria del Fitness puede afianzar un fuerte vínculo con el golf, estableciendo las bases físico-técnicas, los fundamentos, y los procesos de perfeccionamiento del juego. “La idea es trazar un mecanismo de feedback: desde el golf hacia el gimnasio y desde el gimnasio hacia el golf”, dice.

De esta manera, los gimnasios podrán incrementar su abanico de servicios, lo que les permitirá no sólo atraer nuevos socios golfistas sino fidelizar a sus clientes actuales, quienes serán testigos de que su club se mantiene a la vanguardia del mercado.

 Francisco y Cabrera







 

(Daniel Tangona, (54911) 3639-1200)

 Cerrar esta ventana y continuar selección
na.com