Prensa     

  Revista VEINTITRES  -  Junio 2012

 

 




A PURO MÚSCULO
Los gimnasios y personal trainers diversifican cada vez más su oferta. Las rutinas de entrenamiento militar como Crossfit y Boot Camp ganan adeptos. Mientras, las cadenas se expanden.

El negocio del fitness está en pleno crecimiento. La búsqueda de una vida saludable y también un buen cuerpo hace que cada vez más personas se entreguen a la rutina de caminar, correr, hacer ejercicios, usar aparatos, adaptarse a un entrenamiento militar y hasta pegarle con una maza a una rueda de tractor, con tal de verse bien. Algunos números indican que existen 6.600 gimnasios en el país, que atienden a 2,3 millones de personas y facturan un promedio anual de 4.200 millones de pesos. Según un estudio realizado por Mercado Fitness a 549 operadores del sector en el mes de abril, casi la mitad de los consultados cree que será un muy buen año y un 63 por ciento espera realizar mejoras o ampliaciones.

Todos hacen un muy buen negocio, desde los personal trainers, los gimnasios que “casi obligan” a pagar un abono anual para poder ser socio, hasta empresas como Body Systems, una marca neozelandesa que llegó tímidamente en 1998 para comercializar programas de entrenamiento y hoy tiene 500 gimnasios argentinos como clientes. Gabriela Retamar, directora técnica de Body Systems, cuenta: “Nuestro objetivo es profesionalizar la gestión, les ofrecemos la licencia de programas como Body Combat, Body Attack, Body Jam, entre otros, con todo el marketing, gestión e implementación. El gran dolor de cabeza de los gimnasios argentinos es cómo fidelizar, está probado que de cada 10 personas, sólo 4 pasan el tercer mes. En junio, lanzaremos Cxworx, que une un formato de 30 minutos con el entrenamiento funcional. Para el uso promedio de tres programas sólo se paga 1.000 pesos mensuales”, señala.

En el caso de los personal trainers, Daniel Tangona es uno de los que cuenta con mayor experiencia. Impulsor del Boot Camp Fitness, una especie de entrenamiento militar para civiles que promete adelgazar y tonificar el cuerpo en seis semanas, ya sedujo a empresarios como Cristiano Rattazzi, presidente de Fiat. El costo de la hora promedio de un entrenamiento personal ronda los 100 pesos y tiene cada vez más adeptos.

La rigidez y disciplina parece seducir a los buscadores de un buen cuerpo. Por eso Crossfit, el entrenamiento usado por los miembros del cuerpo de combate americano Navy Seals, ya está sumando adeptos en la Argentina. Tuluka fue el primer box, como les gusta llamarse, en abrir sus puertas. Hoy en pleno Palermo Hollywood entrenan desde Agustina Kampfer hasta el “Chino” Darín, entre otros famosos. No usan aparatos, ofrecen un entrenamiento integral que incluye desde neumáticos de tractor a los que se les pega con mazas, sogas para trepar, bolsas de arena, pasamanos, entre otros objetos menos tradicionales. Santiago “Siri” Terbelca fue el precursor que comenzó a dar clases en una casa en Villa Pueyrredón, luego siguió en Villa Urquiza y hoy, junto a Lucas Caruso y Martín Casas, abrieron en Palermo Hollywood. En julio abrirán el segundo Tuluka en Núñez y antes de fin de año estarán desembarcando en plena zona norte, en San Isidro. Pero no se detienen, seguirán por Montevideo, Uruguay, y evalúan Mar del Plata. No paran de facturar, las clases promedian las 25 personas y hay varias en el día por las que se paga 370 pesos por 12 veces al mes, más 70 pesos de matrícula, con varios descuentos por pago adelantado.

El furor es tal que Blas Raventos, uno de los tres primeros instructores argentinos certificados por Crossfit Headquarters, comenzó dando clases a tres amigos y siete meses más tarde tiene 40 alumnos que pagan religiosamente 230 pesos por mes. Hasta el mes de septiembre, en el que abrirá su propio box, ofrece clases en los alrededores de la Facultad de Agronomía. La clave: “Cada entrenamiento es diferente, es muy raro que una persona haga dos entrenamientos iguales en el lapso de tres meses. Se ven cambios drásticos en velocidad, fuerza, performance y composición corporal”, señala Blas Raventos, quien promociona sus clases en Twitter a través de @CFUnderdog.

Las cadenas de gimnasios no se quedan atrás. Sportclub, por ejemplo, ya cuenta con 26 clubes ubicados estratégicamente en los principales barrios porteños y del Gran Buenos Aires, pero además esperan estrenar nuevas sedes en Ushuaia, Ramos Mejía y Olivos. Mariana Cuevas, responsable de marketing de la cadena, cuenta: “Tenemos una base de 85.000 socios activos, que promedian los 30 a 45 años. Cada vez hay más conciencia en la importancia de incorporar la práctica de actividad física como parte del estilo de vida. Nosotros permitimos acceder a más de una sede por la misma cuota mensual y nuestras actividades más requeridas son: fitness grupal, sportcycle (indoorcycle) y los circuitos de equipos cardio (cintas, bicicletas, elípticos, etc.). Contamos con actividades como Kangoo Jumps, una actividad cardiovascular que se practica sobre unas botas. Además, tenemos 12 piletas de natación”.

Otra de las redes con mayor cantidad de adeptos es Megatlon. Fundada en 1998, cuenta con 32 centros en todo el país y asegura que tiene 90.000 socios. Elegida por Marcelo Tinelli para entrenar a los participantes de Bailando por un sueño, es una red en pleno crecimiento. Para todos los gustos y todos los presupuestos. Negocio asegurado.
 


En cifras

■ Existen 6.600 gimnasios en el país que facturan anualmente 4.200 millones de pesos y atienden a 2,3 millones de personas.
■ Según una encuesta de Mercado Fitness, realizada a 549 operadores en abril, el 46,7 por ciento de los consultados espera que el 2012 sea un muy buen año.

 



(Daniel Tangona, (54911) 3639-1200)