NOTA     

   Revista Border - Septiembre 2007

 
PREPARADOS PARA ENFRENTAR
LA MONTAÑA



El plan de entrenamiento, la dieta básica y los mejores consejos para disfrutar de una temporada en la montaña sin lesiones y con un buen estado físico.

Muchas veces cuando decidimos subir a la montaña y saltar con la tabla nos olvidamos, desconocemos o minimizamos el hecho de que necesitamos un entrenamiento previo y una alimentación adecuada para enfrentar el terreno nevado y evitar el desgaste físico y las lesiones, por eso el Personal Trainer de Reebok, Daniel Tangona desarrolló un entrenamiento específico para snowborders y te lo cuenta en este info.
Con el entusiasmo por subir a la tabla y recorrer las pistas que nos regalan su mejor paisaje y la mejor nieve de la temporada los riders que recién empiezan con el show, y algún otro con experiencia pero un poco colgado, se preocupan más por salir parados en la primera sesión que por el precalentamiento, la seguridad necesaria para evitar lesiones, su alimentación o las caídas.

Para evitar una lesión lo ideal es asegurarse que las fijaciones de la tabla y las botas estén correctamente ajustadas y además es imprescindible prestar atención a la alineación de las rodillas, tobillos y cadera porque así se puede distribuir el peso y evitar sobrecargas en las rodillas, que son las que más sufren en este deporte.
“Las fijaciones tienen la función de proteger tu rodilla y controlar la presión que realizás en la parte inferior del cuerpo. También, te sujetan cuando las fuerzas que se aplican están dentro de la tolerancia de la fijación y te liberan cuando las cargas exceden esos límites. Por eso es importante que conozcas cuál es la regulación correcta para cada persona y sepas modificarla cuando la nieve está en peores condiciones”, explica el profesor, Daniel Tangona.

Si bien las fijaciones cumplen un rol fundamental en el tema de impedir que te lesiones otro de los factores es el equilibrio, no sólo por el porrazo que te podés dar, sino porque cuando perdés el equilibrio tu rodilla sufre una gran tensión y aunque hayas asegurado bien la fijación no estás exento de padecer una rotura de ligamento cruzado anterior, por eso y para neutralizar los movimientos que te ponen en una situación riesgosa es necesario tonificar los músculos y distribuir el peso de tu cuerpo para lograr un buen apoyo sobre los pies y mejorar el equilibrio.
“Cuando se produce la rotura de este ligamento el período de recuperación es largísimo. Para que los músculos reaccionen en forma correcta y evites una lesión es necesario un buen entrenamiento que los fortalezca. Una excelente opción es desarrollar la fuerza de los músculos isquiotibiales, que impiden el desplazamiento de la tibia, hueso que lastima el ligamento cuando alguien se cae, y desarrollar la fuerza del gemelo. Este músculo desempeña un papel complementario al del ligamento cruzado anterior y ayuda a los isquiotibiales en el desplazamiento del fémur”, cuenta el entrenador que lleva más de 28 años de experiencia laboral.

Otro factor a tener en cuenta en la montaña es la condición aeróbica del rider. Y teniendo en cuenta que cuando hacés show tu frecuencia cardiaca puede subir hasta las 170 pulsaciones por minuto es muy probable que si no tenés entrenamiento te fatigues y pases más tiempo sentado en un tronco al costado de la pista que recorriéndola, por eso es fundamental que con antelación al viaje que te lleve al paraíso blanco realices cualquier deporte que tenga un componente de resistencia aeróbica.
“Una buena opción puede ser el ciclismo porque además del componente aeróbico no supone un traumatismo para tus rodillas y de esta forma, potencias adecuadamente tu musculatura al tiempo que realizás un trabajo aeróbico. Otra opción puede ser correr en terrenos irregulares porque no sólo mejora tu resistencia, sino que te prepara para la montaña, a la que también podés recorrer caminando para adaptarte”, dice el profesor que es sponsoreado por la marca de indumentaria deportiva Reebok.

Pero no todo es entrenar ya que para que el cuerpo responda a las exigencias a las que lo sometemos en la montaña debemos realizar una dieta balanceada que incluya un buen desayuno (té o café con leche, pan con miel o mermelada, un jugo y cereales), un almuerzo moderado, un cierre de sesión de snow (un chocolate, una barra de cereal o alguna bebida caliente como el té o el café siempre con leche) y una cena en la que podemos caer en los placeres de un buen plato de montaña, sin abusar y recordando beber mucha agua.
“Cuando estamos en la montaña, es conveniente aumentar la ingesta de alimentos con hidratos de carbono. Un almuerzo bajo en proteínas ayuda a que la digestión se realice en forma rápida, posibilitando con mayor facilidad la disminución del gasto energético y, así aumentar la economía de esfuerzo”, asegura Daniel.
Y agrega: “Lo ideal sería no alejarse de una ingesta de 2.500 ó 3.000 calorías al día. Sobre todo si se tiene en cuenta que durante una jornada en las pistas –durante cuatro o cinco horas- no es difícil quemar 4.000 ó 5.000 calorías”

Pero en este deporte el equipo y la ropa también juegan un papel muy importante en la montaña por lo que es recomendable llevar prendas de algodón o polartec, campera y pantalón impermeables, antiparras, gorro y guantes.
En cuanto al equipo: la tabla varía según la altura y peso del rider y son las botas, junto con las fijaciones, lo más importante porque te protegen. Pero para ello las botas deben calzar justas con un solo par de medias y las fijaciones deben estar bien ajustadas.
Como ves el cuidado de tu cuerpo y tu equipo antes, durante y después son los que te permiten disfrutar de una buena sesión de snow sin importar la montaña, con quien estés y cuantos años tengas.

Para más info visitá: www.tangona.com
 




 

 







 


Daniel Tangona

 

 

 



(Daniel Tangona, (54911) 3639-1200)

 Cerrar esta ventana y continuar selección
 

www.tangona.com