Fitness   

Revista Cuisine & Vins - Septiembre 2005


Mente sana in corpore sano

Con 30 años de experiencia en entrenamiento físico personal y grupal, el profesor Daniel Tangona, eximio preparador físico, nos cuenta los beneficios de tener una actividad física regular.

¿Por qué entrenar?
Mejora el rendimiento físico
Realizar un entrenamiento en forma cotidiana mejora el rendimiento que podemos tener con nuestro cuerpo. Al acostumbrarnos a una determinada rutina fortalecemos nuestros músculos, cuidamos nuestro cuerpo y sanamos nuestra mente.
Reduce los niveles de colesterol malo.
Uno de los factores que determinan una baja en los niveles de colesterol malo es un entrenamiento físico realizado a diario, porque el organismo quema grasas.
Aumenta los niveles de colesterol bueno
Una actividad física regular nos mantiene óptimos y con buena salud.

Disminuye la presión arterial
Como sabemos, uno de los conflictos de salud más comunes en el mundo de hoy, es sufrir de presión arterial. Para solucionar esto, una actividad física regular ayuda a disminuir ese riesgo.
Disminuye los niveles de azúcar en sangre
Cuando realizamos un buen entrenamiento, quemamos grasas y liberamos también todos aquellos elementos que dañan nuestro cuerpo, como el azúcar en nuestra sangre.
Retrasa el desarrollo de enfermedad coronaria.
Con un entrenamiento físico que se amolde a nuestras necesidades mejoramos notablemente el riesgo de enfermedades cardíacas.

Produce un efecto beneficioso en el ánimo del deportista
Sea feliz, usted está cuidándose y manteniendo su cuerpo en forma. Combata la depresión, la angustia, la ansiedad.

Consejos prácticos

Antes de comenzar cualquier actividad física regular conviene comprobar si existen situaciones patológicas no manifestadas que más tarde puedan generar consecuencias negativas para el practicante.

Conviene: comprobar, ante todo, el estado de salud general mediante un sencillo chequeo médico.

En caso de no poder (por fiaca, miedo o inconsciencia), comportarse con precaución para comprobar posibles indicios de enfermedad que puedan surgir al practicar deporte. Conviene acudir a un médico especialista en Medicina del Deporte, que tiene conocimientos específicos en relación con la actividad física, e integrar la visita con algún examen instrumental que la experiencia del médico aconseje. Todas las personas deberían someterse a reconocimiento y electrocardiograma, sobre todo quienes hayan superado los 40 años.

Este reconocimiento es aún más necesario si existen factores de riesgo como tabaquismo, obesidad, una vida excesivamente sedentaria o estresante.

Normas básicas de entrenamiento muscular

1. Entrenar el músculo sólo cada 36-48 horas.
2. Realizar entrada en calor con aparatos y pesos ligeros antes de empezar el programa.
3. No arquear la columna vertebral durante el levantamiento de peso, manteniéndola recta y bien sustentada por la musculatura.
4. No retener nunca la respiración. Espirar hacia el final del levantamiento, inspirar antes de iniciarlo.
5. No hablar ni acercarse a quien esté levantando pesas.
6. Controlar siempre la velocidad de retorno del peso.
7. Entrenarse, pero sin traumatizarse.

Consejos para vivir bien y largo tiempo

Son siete reglas de oro, algunas difíciles de aplicar:
1. Evitar el estrés. Desempeñar un trabajo agradable e intentar por todos los medios ser feliz con la familia.
2. No fumar.
3. Disfrutar un buen vino con moderación.
4. Desarrollar una actividad física en el ámbito de las propias capacidades, sin exageraciones.
5. Beber muchos vasos de agua cada día.
6. Limitar el consumo de azúcares.
7. Comer lo que más guste, sobre todo huevos, frutas y verduras. La comida en exceso es mala, limítese a comer lo que le pida su cuerpo no más.




Revista Cuisine & Vins - Septiembre 2005













 

 

(Daniel Tangona, Cel. (54911) 3639-1200)

 Cerrar esta ventana y continuar selección

www.tangona.com