NOTA     

 Revista Noticias - 3 de Febrero 2007

 

Los más inflados
RANKING DE LOMOS FAMOSOS

Celebridades maduras trabajan con obsesión sus músculos. La receta para restarse años, verse sexys y competir con las nuevas generaciones.
 

Christian Sancho entrenando junto al Instr. Daniel Tangona.
Por eso de que hoy tener panza es lo menos y brazos fofos señal de debilidad, cada vez más famosos adoptan al gym como su segundo hogar. Es cierto, están expuestos a los flashes, pero hay que reconocer que sus profesiones no les exigen tamaños tan desmesurados. Así y todo, se obsesionan con su estética e invierten cada minuto de ocio en levantar pesas.

 

BIOTIPO: “Los inflados” están cerca de los 40 o los pasaron hace tiempo ya. Hacen ejercicio seis veces por semana. Adoptan dietas exigentes a base de pura proteína. Y, la mayoría, se depila el pecho para lucir bien lustrosos los pectorales trabajados.
Así son las celebridades que encabezan este top ten de “los más musculosos”. Nada los detiene en esta competencia veraniega en la que luchan por verse ultra esculpidos.

“Para tener un cuerpo distinto al común hay que entrenar mucho, un mínimo de 6 veces por semana y con rutinas divididas que duran entre una y tres horas. Tanta es la intensidad a la que se someten que, para no terminar muertos, separan el ejercicio: un día pecho y hombros, otro día espalda y piernas y así”, puntualiza Daniel Tangona, entrenador profesional de empresarios y modelos.
El llamado “gurú del fitness” agrega: “Además, comen distinto, esto es: cosas que contengan pura proteína, que les evite estar hinchados y retener grasa, como pechuga de pollo y huevo y, a veces recurren a medicación”.

Por eso de que hoy tener panza es lo menos y brazos fofos señal de debilidad, cada vez más famosos adoptan al gym como su segundo hogar. Es cierto, están expuestos a los flashes, pero hay que reconocer que sus profesiones no les exigen tamaños tan desmesurados. Así y todo, se obsesionan con su estética e invierten cada minuto de ocio en levantar pesas.

BIOTIPO: “Los inflados” están cerca de los 40 o los pasaron hace tiempo ya. Hacen ejercicio seis veces por semana. Adoptan dietas exigentes a base de pura proteína. Y, la mayoría, se depila el pecho para lucir bien lustrosos los pectorales trabajados. Así son las celebridades que encabezan este top ten de “los más musculosos”. Nada los detiene en esta competencia veraniega en la que luchan por verse ultraesculpidos.

“Para tener un cuerpo distinto al común hay que entrenar mucho, un mínimo de 6 veces por semana y con rutinas divididas que duran entre una y tres horas. Tanta es la intensidad a la que se someten que, para no terminar muertos, separan el ejercicio: un día pecho y hombros, otro día espalda y piernas y así”, puntualiza Daniel Tangona, entrenador profesional de empresarios y modelos. El llamado “gurú del fitness” agrega: “Además, comen distinto, esto es: cosas que contengan pura proteína, que les evite estar hinchados y retener grasa, como pechuga de pollo y huevo y, a veces recurren a medicación”.

HIPERMUSCULOSOS. Al principio, hacer guantes y pegarle a la bolsa era apenas un hobby para Daniel Hadad (46). Luego, se transformó en su rutina. Todos los días se toma 40 minutos para hacer ejercicio, aunque –eso sí- sin despegarse del celular. Tanta actividad física deja secuelas: brazos hiperdesarrollados, abdominales estilo “tabla de lavar ropa” y espalda en forma de triángulo. En fin, que el empresario se parece cada vez más a un patovica y por eso se ganó el primer puesto del ranking.

 

Christian Sancho entrenando junto al Instr. Daniel Tangona.
Y el segundo puesto es para… Christian Sancho (28)

Por esos abdominales tallados con tanta perfección se convirtió en el modelo más convocado para campañas de calzoncillos.

¿Cómo llegó a “rey del slip”? Nada Fácil. “Me cuido en las comidas, voy al gimnasio todos los días”, aclara Sancho, que de panza, cero.









 

En el tercer lugar, ganado a base de muchos fierros, quedó Marcelo De Bellis (38). El actor no descansa ni los domingos. Todos los días entrena en un gimnasio de Villa Urquiza. El hombre es un verdadero fanático del asunto: lo operaron de una hernia y no soportó el reposo, así que siguió dele levantar pesas como si nada hubiera pasado. “Hay que ser un poco “masoca” para todo esto. Yo, por ejemplo, si no salgo todo roto siento que no entrené, tenemos un chip fallado en la cabeza”, acepta De Bellis, quien cuando se pasa de la raya (algo que nota apenas dejan de cerrarle los sacos) baja un cambio.

Otro obsesivo escultor de su físico es Facundo Arana (34). Desde que está soltero (estuvo diez años de novio con Isabel Macedo) se convirtió en un maníaco de la actividad. Mientras “descansa” en Pinamar hace surf, salta por los médanos en 4x4 y recorre la orilla del mar arriba de una moto todo terreno. “Desde chico siempre fui fanático de los deportes. A los 8 años comencé con el surf y nunca más lo pude dejar. Estar adentro del agua es mi mejor terapia. Llegué a pasar seis horas surfeando sin parar, con la mente en blanco”, confió el galán, que también tiene debilidad por el gym, escalar montañas y lanzarse en parapente.

GALAN EN DESARROLLO. Compartir pantalla con Mariano Martínez (29) en “Son de Fierro” le hizo retomar con todo el entrenamiento a Osvaldo Laport (50). No fuera a ser se transformara en el padre de familia, carnicero-verdulero, algo venido a menos y encima con la musculosa de morley blanca de rigor! El actor ya veterano que pelea el trono de galán de la tira con el muchachito de cuerpo esculpido asegura: “La actividad física me hace más sexy”: Por eso, no abandona ni un día su rutina de training. “Este viejo está en una etapa también diferente –detalló Laport sobre sí mismo-. Me estoy redescubriendo y si bien siempre mantuve una disciplina respecto de lo estético, hoy el encontrarme con Mariano, que es un Adonis, me despierta y me hace no caer, seguir peleando y estar mejor”, confió y, como plus reveló su “gran truco”: se pone un toque de maquillaje oscuro en la zona “intersenos” para dar una imagen aún más voluptuosa.

“Soy el feo más lindo de la Argentina”, dijo alguna vez Fabián Pianola (43). Lo seguro es que sus músculos a lo Stallone le ayudaron a levantar suspiros. ¿Quién mira sus rasgos no tan agraciados? Las señoras se detienen en ese cuerpo esculpido. Raquítico y con problemas de asma desde chico, tuvo que sumergirse en la gimnasia correctiva cuando cumplió los cinco. “Digamos que me crié en entrenamiento. Hasta hoy, si no entreno siento que me falta algo. Me aburre, pero lo necesito. Además, uno es su propia herramienta de trabajo”, dice sin eufemismos el hombre más polirrubro del país.

Solía andar en zunga despreocupado por las playas, pero en el mismísimo momento en que Miguel Habed (45) aceptó desnudarse en el teatro de Mardel se preocupó por su aspecto físico. Dieta estricta y entrenamiento militar. “Mi preocupación era cómo iba a mostrarme desnudo ante la gente. Pero en dos meses me puse a tiro”, reconoce el orgulloso protagonista de la obra “Doña Flor y sus dos maridos”.

“El hiperdesarrollo se logra con muchísimas horas de entrenamiento diario y alimentación especial. Muchos de los que buscan efectos rápidos hacen ingestas pequeñas, cada dos horas, de proteínas, que generan músculo y toman hasta cinco litros de agua. Pero, ojo, que no hacer una alimentación balanceada trae trastornos en el organismo y también en el carácter”, enfatiza el profesor Tangona.

ACTORES-PATOVICA. Los jóvenes tampoco se salvan de este culto desmedido al cuerpo. Sebastián Estevanez (35) confiesa que “el gimnasio es su segundo hogar”. Tan esculpido está el cuerpo de este sexy boy, que jamás lo quieren vestir en las telenovelas.
También está dele lucir lomo por todo el continente sudamericano el Montecristo a la mexicana Diego Olivera (39). Un caso de “mirá que musculoso resultó ser este rubio gracioso” es el de Nicolás Vázquez (28). ¿Querrá, fierros mediante, salir del personaje del chistoso para saltar al de galán?

Los músculos, parece, dan cierto status. Si bien algunas encuestas informales señalan que las mujeres los prefieren menos fornidos, una multitud se interna en el gimnasio. Creen que es la fórmula mágica para parecer más jóvenes o ponerle onda a una nariz y boca poco agraciadas o suplir la falta de talento (o inteligencia, quizás).
 

Diario Infobae - 11 de Enero 2007



(Daniel Tangona, (54911) 3639-1200)

 Cerrar esta ventana y continuar selección
 

www.tangona.com