Prensa     

  Revista Clase Ejecutiva - Julio 2011

 



 




 



La hora del golf Management
CON SU ALTA EXIGENCIA DE CONCETRACIÓN; EFICIENCIA Y ACTITUD POSITIVA; ESTE DEPORTE BRINDA LECCIONES DE INTELIGENCIA EMOCIONAL Y LIDERAZGO

“Baje el hándicap a su vida”, define Alberto Lóizaga, autor del libro Ser uno mismo en el golf, que enumera las claves para mejorar la performance en el green pero, sobre todo, en la vida. Para Lóizaga, fundador del Centro de Actitudes que sanan, surgido en 1991 a partir de la necesidad de brindar asistencia a quienes atravesaron crisis irremediables o enfermedades terminales, la idea es encontrar empresarios que no sólo tengan un ROI en el trabajo, sino que estén contentos, que tengan paz para disfrutar de su familia y de la empresa de su vida. “La gente no disfruta de nada. Está apurada y vive sometida a la neurosis del tiempo, donde se autoexcluye.

El golf es el deporte que, clásicamente, la gente elige para disfrutar pero, a veces, no lo logra”. Y así como cada vez que se piensa una jugada surge la distracción, en otros planos esa dispersión no permite escuchar a la persona que está enfrente. Por eso, Lóizaga propone ejercicios de meditación (técnica que entrena la atención plena a partir de la conexión con lo profundo del ser para responder, con máxima eficiencia y eficacia, ante cualquier acto humano) que ayudan a enfrentar a la pelota desde el fee hasta el tiro más cercano al hoyo…y con actitud positiva.

“La inteligencia del ser es poder dominar al ego en los momentos decisivos”, explica. Entonces, el orden del caos surge de la conciencia. Y cualquier líder que quiera cuidar a los demás tiene que empezar por cuidarse a sí mismo, es decir, a su propia mente, que es la empresa de la vida: “La gente está acostumbrada a cuidarse el pelo, el físico o la ropa, pero no se ocupa de su mente. El cambio de la conciencia que el mundo necesita es que todos cuidemos nuestra mente.
 


 

FITNESS TOTAL

Boot camp, Pilates y fitball son las nuevas tendencias en preparación física masculina. Los tres permiten tonificar músculos, lograr mayor flexibilidad y trabajar con accesorios. Incluso, ya es un boom el TRX, “un sistema de carga libre que aprovecha el peso del propio cuerpo para activar músculos y articulaciones sin riesgo de lesiones”, revela Daniel Tangona, personal trainer de políticos, empresarios y celebrities. El boot camp es una rutina militar de alto rendimiento para perder peso e incrementar la capacidad aeróbica. Por su parte, el método Pilates es ideal para trabajar varios grupos musculares de manera anaeróbica con el objetivo de revertir la mala postura que generan las horas frente a la netbook. Y el fitball es un programa de ejercitación de la flexibilidad y el equilibrio, ya que la pelota se adapta a la columna y alivia dolencias derivadas de la práctica del golf y tenis. “Entrenar permite mejorar la concentración, la toma de decisiones, la confianza, la relajación, el campo visual periférico y el manejo del estrés”, indica Sandra Rossi, especialista de Ácumen, el primer centro de neurociencias y deportes del país, creado por los rugbiers Fernando y Sebastián Fossati para combinar ejercicio físico y mental con miras al alto rendimiento.
 

(Daniel Tangona, (54911) 3639-1200)