Prensa     

  Diario CLARIN – Febrero 2010

 


 

La cultura del wellness no se tomó vacaciones
La gente, lejos de tirarse muchas horas bajo el sol, continuó con sus rutinas de entrenamiento en las playas.

Mi agenda de hoy está muy cargada. Ahora tengo fitness. Una hora después, pilates. Y a la tarde me toca power plate (ejercicios con un aparato que ejerce una acción sobre los sistemas muscular, vascular y circulatorio, a través de plataformas vibratorias) y spinning”, le comenta Pilar González Balcarce (31) a Felicitas Voutier (29) por celular, mientras ingresa al parador Personal Beach Terraza del Alba, en Pinamar. El panorama de su amiga, quien la escucha a unos cuantos metros, en el balneario CR, no es muy distinto: “Yo ni te cuento: arranco a las 10 con running. Sigo con taebo y después pilates reformer (una estructura con forma de cama donde se ejercitan diferentes músculos)”, le comenta.

Estos relatos no distan mucho de lo que hicieron durante enero otras personas que veranearon en esa ciudad, Punta del Este, Cariló y Mar del Plata. Es que el wellness, esa cultura del bienestar que se instaló en los grandes centros urbanos, llegó a la playa y no se tomó vacaciones. Así, mujeres sofisticadas, jóvenes coquetos, veteranos y familias enteras llegaron a la arena dispuestos a mantener sus rutinas de entrenamiento o incluso incrementarlas.

Las marcas se hacen eco
Conscientes de que este fenómeno se viene incrementando de una temporada a otra, las firmas deportivas armaron movidas de entrenamiento. En ese sentido Adidas presentó el Running Tour 2010 en Punta del Este (Parada 1, Playa Mansa), Cariló (parador Hemingway) y Mar del Plata (Playa Grande). La propuesta reunió cerca de 2.000 corredores, se realizaron más de 150 sesiones de entrenamiento y se recorrieron alrededor de 4.000 kilómetros.
Nike, por su parte, formó running teams (grupos de entrenamiento diario) en las playas de Punta del Este. El punto de encuentro de los corredores fue el exclusivo local que la marca tiene en La Barra desde hace cinco temporadas.

También hubo otra empresa con una acertada lectura de esta realidad: Reebok. La firma deportiva observó que el creciente fanatismo por las maratones tampoco se toma un respiro en el verano. Así fue como organizó una nueva edición de la Nightrun, una carrera nocturna que tuvo lugar el 23 de enero en Pinamar, y que contó con más de 4.000 corredores.

Las playas
En Punta del Este, el balneario que siempre lleva la delantera es el CITI Montoya Beach con actividades muy diversas, que van desde aerobox a yoga, pasando por spinning y pilates. Otro clásico de la temporada esteña son las clases del personal trainer de los famosos y los ejecutivos top, Daniel Tangona (ver recuadro), en el Hotel Conrad. Esta temporada su aporte novedoso fue el boot camp, un entrenamiento militar para civiles que es furor en estados Unidos.
Mar del Plata también tuvo lo suyo. Allí, Personal Beach Peralta Ramos, al sur del Faro, marcó tendencia. Cada tarde, todos los días, hubo clases de spinning y los veraneantes pudieron acceder a un mini gimnasio bien equipado.



 




 

BOOT CAMP
UN ENTRENAMIENTO QUE SUMÓ ADEPTOS ENTRE LOS FAMOSOS
Todos los sábados de enero y de forma individual el personal trainer de luxe preferido por famosos y empresarios, Daniel Tangona (foto), ofreció una novedad a sus seguidores VIP: el boot camp. Un entrenamiento militar para civiles que es furor en Estados Unidos. “Yo viajo a Los Ángeles a ver a mis hijos, ví la actividad y la traje a Sudamérica”, explica Tangona. “Empecé en Puerto Madero, un sábado por mes con 15 personas, y a fin de año terminé con casi 150”, agregó. En el hotel Conrad o en la soledad de algún otro punto esteño, el personal juntó una lista de celebrities que aceptaron el desafío: Cristiano Rattazzi, Huberto Roviralta, Roberto Pettinato, Dolores Trull y Lola Ponce.



(Daniel Tangona, (54911) 3639-1200)

 Cerrar esta ventana y continuar selección