Prensa     

  Diario PERFIL -  Diciembre 2012

 

 


encuesta a casi 10 mil personas
A los hombres argentinos les preocupa más la panza que al resto de los latinoamericanos
Es lo que más cuidan, detrás de la apariencia de los dientes. Curiosamente, atienden lo estético por razones de estatus y no por sexo. Qué son y qué hacen los “neosexuales”.



La preocupación por la estética no sólo es una cuestión femenina. Con el correr de los años, los hombres han asumido su dedicación por el cuidado corporal y no se sonrojan por ello. Una encuesta realizada por Kantar Worldpanel revela que a los argentinos les preocupa más tener panza que a sus colegas latinos.

El estudio refleja la opinión de nueve mil hombres de Latinoamérica. De los 1.350 argentinos encuestados, el 37% coincide en que tener sobrepeso es una de sus mayores preocupaciones, detrás de problemas estéticos de los dientes (49%). Luego, en la lista siguen el mal aliento (36%), la transpiración excesiva (36%), y con menos del 10% las manchas en la piel, la piel seca, las arrugas y el exceso de pelos en el cuerpo (ver gráfico).

No macho. Años atrás se planteó la existencia de una nueva definición de masculinidad. Lejos de lo que se consideraba “macho” –el hombre tradicional que se mostraba como era–, se hablaba del “metrosexual”, considerando al sujeto urbano vanidoso y excesivamente cuidado. En la actualidad se habla del neosexual, que busca mantener su estética y acepta su lado sensible, pero sin exagerar.

Como ejemplo, el estudio muestra que el 40% aseguró que compra por su cuenta productos de belleza, el 25% dijo que usa lo que encuentra, y el 19% le pide a su pareja que le compre lo que le parezca bien. “Se han modificado los roles y se intercambian muchas de las funciones que antes estaban determinadas por el sexo de modo más estático. Y el cuidado del cuerpo para el hombre se liga al ejercicio físico, y el deporte al placer. En cambio, la mujer lo hace por la obligación de verse linda y flaca principalmente”, explica la psicóloga Marina Ojoli. Y añade que hoy el hombre puede llorar, cambiar un pañal o hacer dieta sin que sea cuestionada su sexualidad por ello.

Estatus. El dato llamativo es el motivo por el que los hombres se cuidan. En un promedio general sobresale su preocupación por la apariencia en el trabajo, la confianza personal que les genera estar bien y el estatus que le puede brindar. Como si fuera un reflejo del éxito, el cuidado personal es prioridad.

En el caso de los argentinos, sólo el 14% dijo que se cuida para conquistar mujeres o ser un galán, a diferencia de hombres de países como Colombia, Ecuador, o de los centroamericanos: casi el 20% se preocupa por su cuerpo para agradar al sexo femenino. Por otro lado, los hombres consultados también seleccionaron su prototipo masculino, y los elegidos fueron Mariano Martínez (en Argentina), el actor Benjamín Vicuña (en Chile) y los cantantes Ricardo Arjona (Centroamérica) y Alejandro Fernández (México).

¿Se nota una preocupación por la panza en acción? El entrenador físico Daniel Tangona asegura que sus clientes solicitan ejercitarse para tener un buen abdomen. “Quieren marcar la musculatura, les importa la apariencia, les importa trabajar sobre su estética porque no quieren envejecer”, dice.
Ahora bien, ¿cuál es el horizonte de la masculinidad con vistas al futuro? El sexólogo Walter Ghedin se anima a asegurar que, aunque los hombres tardaron más que las mujeres en producir cambios en sus patrones de género, los avances logrados hasta el momento son irreversibles. “No compete sólo al cuerpo o al mundo físico, sino que abarca las capacidades de aprendizaje, de ampliación del pensamiento, del mundo emocional y la defensa de valores preciados como el respeto por la vida y la libertad”, finalizó.

 



(Daniel Tangona, (54911) 3639-1200)