NOTA     

 Para Tí Online - 10 de Enero 2007


 

Mujeres con punch
 
El boxeo femenino está más de moda que nunca. Es que después del carismático personaje de La Monita –interpretado por Natalia Oreiro en la exitosa tira Sos mi vida- muchas mujeres comenzaron a interesarse por el deporte de los guantes, visto desde hace unos años como una actividad exclusivamente masculina.

Pero atrás, ya como leyenda, quedó la idea de que sólo los hombres pelean. Hoy en día el glamour está llegando con más auge y a paso firme a los rings del mundo entero. Cómo surgió, de qué se trata, qué requiere, quiénes puede realizarlo, las pioneras, dónde practicarlo… Te contamos todo acerca de esta disciplina que pega cada vez más fuerte. ¿Boxeo femenino? Ningún sexo débil.

No es cuestión de modas: es inteligencia femenina. Entre las mujeres que buscan lograr un cuerpo tonificado, atlético y descargar tensiones, al mismo tiempo que se divierten, no quedan dudas. El boxeo femenino es la opción. Y no es tan difícil como aparenta: para sumergirse en el mundo de los guantes, sólo es necesario seguirle el ritmo a la soga, y aprender a dar unos cuantos golpes certeros. Claro, chicas, y no es necesario dejar de lado el glamour. También se puede seguir siendo sexy arriba del ring.

En los últimos tiempos, en Argentina, muchas mujeres comenzaron a interesarse por este deporte gracias a la popularidad de Marcela La Tigresa Acuña, la figura más conocida. En 2006, el éxito de la carismática Monita que interpretó Natalia Oreiro en la tira Sos mi vida aportó su granito. Pero lo que pocas saben es que la verdadera historia data de mucho antes. Ya en 1720, en Londres, se realizaron los primeros combates amateurs, pero recién se masificó en las últimas dos décadas de la mano de la pionera Christy Martin y de la mediática Laila Alí, hija del histórico boxeador.

Por ese entonces, claro, en estas tierras eran muy pocas las chicas que se animaban a los guantes. Porque esa elección implicaba posarse en el centro de las miradas más críticas de la sociedad, ya que se consideraba al box como una actividad eminentemente masculina.

Golpes y más golpes
Es un deporte más que completo: luego de un período, se logra tener un excelente estado psicofísico, aumentar los reflejos y disminuir la acumulación de tejidos adiposos. Los número son contundentes: se pueden llegar a perder más de ¡¡¡700 calorías por clase!!!. También es ideal para tonificar los músculos y mejorar de manera significativa la resistencia cardiovascular.

“Te acondicionás físicamente, mejorás tu cuerpo y encima te divertís”, invita Rubén Nerssesian, profesor de boxeo. Desde sus clases –en grupo o particulares- se especializa en brindar su conocimiento y experiencia a aquellas que quieran empezar a practicar esta actividad.

En movimiento
La rutina de entrenamiento es muy variada. “Se hace un circuito que se adapta a la necesidad de cada uno -explica Rubén-. Hay chicas que por ahí no tienen mucha fuerza, entonces primero hay que tonificar los músculos para luego arrancar a full”. En esos casos, entonces, primero se toman entre 5 y 6 clases de trabajo con pesitas hasta que los músculos se adapten.

Cada entrenamiento comienza con una entrada en calor de veinte minutos, que puede ser con soga o algún otro ejercicio aeróbico. La lista es variada, como para no aburrirse: bicicleta, cinta, trotar o hasta subir y bajar una escalera, que además ayudan a mejorar la resistencia.

La elongación también es clave: “Al contraer los músculos por practicar una actividad tan energética como el box, es fundamental para que no duela el cuerpo después del entrenamiento y así evitar riesgos de lesiones”, cuenta Daniel Tangona, profesor especialista en entrenamiento personalizado.

Después de la etapa de preparación, por fin, llega el momento esperado: golpear la bolsa de arena. “Aquí se trabajan piernas, glúteos, espalda, hombros, pecho, brazos, muñecas y manos. Es una actividad completa por excelencia. Lo más importante es el trabajo del aparato cardiovascular”, explica Daniel. Además se hacen trabajos para moldear la cintura, que se realizan usando las cuerdas del ring, golpes al punching ball, para mejorar la reacción y unos intensivos abdominales para terminar de moldear el cuerpo.

Pero no todo termina ahí. “A medida que van tomando más experiencia, se van agregando muchas cosas, como por ejemplo la sombra en el espejo” dice Rubén. Esos condimentos son los que hacen al boxeo más atractivo y completo que otras formas de entrenamiento. ¿Quién dijo que las mujeres son el sexo débil? Aunque la mayoría de ellas nunca llegue a subirse a un ring, con esta actividad están muy bien preparadas.

Lo que hay que saber
Como se trata de un training intensivo, lo ideal es pasar por un chequeo médico previo. El cuidado en las comidas no es un tema menor. “Es importante realizar una dieta e hidratación adecuadas” explica el doctor Alfredo Iglesias, de la Federación Argentina de Box, ya que durante esta actividad el desgaste físico es notorio.

“También hay que vendarse las manos, se recomienda el uso de protección bucal y se puede sumar un protector mamario de un material semirrígido”, dice Iglesias, sin dejar ningún detalle librado al azar.


Dónde practicar
Las clases se pueden tomar en muchos gimnasios, algunos: Acros, Juncal 2082, Barrio Norte; o en 3730 Club Fitness, Cerviño 3730. Los profes Daniel Tangona y Rubén Nerssesian te brindan asesoramiento y entrenamiento personalizado. “Pódes entrenar en tu casa, en un club o en donde quieras” dice Rubén.

Si la meta es mejorar el cuerpo, liberar tensiones, o ir más lejos y un día llegar a ser campeona mundial, este es un buen momento para ingresar al mundo del boxeo. Eso sí, no hace falta que te saques el esmalte de las uñas.
 

 










(Daniel Tangona, (54911) 3639-1200)

 Cerrar esta ventana y continuar selección
 

www.tangona.com