Prensa     

 Revista Tendencia Hombre - Octubre 2008

 




Contra la edad, los músculos

LA MEDICINA YA NO ESTUDIA A LOS MÚSCULOS EN TÉRMINOS DE PERFORMANCE DEPORTIVA. INVESTIGACIONES RECIENTES MUESTRAN QUE UNA MUSCULATURA FIBROSA PUEDE PROTEGER AL ORGANISMO DE ENFERMEDADES SEVERAS.

Así como todos creemos que tenemos sentido del humor, también pensamos que somos razonablemente fuertes. Al menos sentimos que nuestra masa muscular –los tejidos que fuimos construyendo durante años para sostener nuestros huesos, hacer deporte o mover el sillón– es la adecuada para la edad que tenemos.

Yo pensaba eso hasta que aprendí una palabra nueva: “sarcopenia”.
“La sarcopenia es la pérdida de masa muscular, que se da con la edad. Las fibras rápidas, que son las que le dan la característica de fuerza al músculo, comienzan a disminuir con el paso de los años”, explica el doctor Néstor Lentini, especialista en medicina del deporte.

A pesar de su naturaleza universal e inexorable –o quizás justamente por eso-, la sarcopenia no era muy respetada por los doctores hasta hace poco tiempo. Recién en 1988 le pusieron nombre científico, y ahora la medicina empieza a valorar la importancia de la masa muscular para los mayores de 40 años, no sólo por una cuestión estética, sino también por una cuestión terapéutica y preventiva.

“La actividad física es clave a partir de los 40 o 50 años para tener una buena calidad de vida, porque permite mantener un estado cardiovascular adecuado, conservar los niveles de colesterol”, nos dice Lentini, también médico del Comité Olímpico Argentino.

Por otra parte existen estudios que relacionan la falta de masa muscular desarrollada con la aparición de enfermedades más severas. Una investigación del año 2000 mostró que la quimioterapia para tratar el cáncer de pulmón era más efectiva cuando la masa muscular de los pacientes era mayor. Y otra investigación, del 2005, estableció la falta de masa muscular como una de las posibles causas para la osteoporosis.

En 2004, en los Annals of Medicine, se encontró cierta vinculación entre la disminución de la de la masa muscular y fallas cardíacas y, dos años después, en The Journal of the American College of Surgeons, concluyeron en que la sobrevida después de sufrir quemaduras severas era mayor en pacientes con más masa muscular.

El doctor Lentini nos da noticias más alentadoras: “Si sos una persona activa y te mantenés esa actividad, podés retrasar la pérdida de la masa muscular. Lo importante es hacer actividad física todos los días, no menos de 30 a 45 minutos”.
Al menos, nos queda pensar que tenemos sentido del humor…

 

CONSEJOS FIT PARA EL HOMBRE OCUPADO

Daniel Tangona, entrenador personal, nos da su manual simple y fácil para un buen trabajo físico, siempre bajo su lema: “Cuidemos nuestro cuerpo porque es el único que tenemos. No hay repuesto”.

“Trabajo mucho con empresarios, gente que tiene demasiadas presiones. Si alguien así va a un gimnasio y lo suben a una máquina a correr, el riesgo es muy alto. Primero hay que hacer un control de aptitud física, para saber cómo está el cuerpo. Me refiero a un chequeo médico clínico y a un test de esfuerzo”.

“Los hombres mayores de 40 años tienen que hacer trabajos aeróbicos a una intensidad del 60 o 70% de su capacidad. Después sí se puede pasar a todo lo que es trabajo con sobrecarga, pesas o máquinas, controlando siempre los niveles de presión arterial”.
“Lo recomendable es trabajar con cargas bajas hasta acondicionar el cuerpo, de modo que después el entrenador vaya incrementando la intensidad del entrenamiento”.
“Es fundamental hacer una entrada en calor y después seguir con los aparatos. El trabajo aeróbico es lo último, porque hay vasodilatación. Se comprimen las venas con las pesas y el trabajo aeróbico relaja los músculos”.

“La frecuencia de la actividad con aparatos tiene que ser de entre 2 y 3 veces por semana, porque el cuerpo no crece cuando lo entrenás sino cuando descansa”.
 


 



(Daniel Tangona, (54911) 3639-1200)

 Cerrar esta ventana y continuar selección
 

www.tangona.com