NOTA     

 Diario Infobae - 11 de Enero 2007

 

TRAINING:
MANTENERSE EN FORMA EN VERANO


> Clases personalizadas para dejar el estrés en la arena.


> Cuáles son los mejores horarios del día y qué tener en cuenta a la hora de hacer actividad física.


> Consejos de un entrenador experimentado.

Correr y realizar una actividad física a orillas del mar, con el rumor de las olas y el aliento cálido del viento, es una experiencia doblemente gratificante, para el cuerpo y el espíritu.

En vacaciones, el tiempo libre predispone y el paisaje estimula a ponerse en movimiento. El estrés ejecutivo acumulado a lo largo del año encuentra una válvula de escape. En las playas esteñas son mayoría los empresarios, profesionales y hombres de negocios que quieren invertir en una recuperación de su estado.
Para ellos, el personal trainer, afincado en Punta con base en el Conrad durante el mes de enero, recomienda “empezar caminando 20 minutos para adaptar el cuerpo y tener muy en cuenta la hidratación, antes y después de entrenar. Cuando el cuerpo siente sed significa que ya está deshidratado”.

Si el sol es una presencia omnipresente, conviene tenerlo de aliado, y no de enemigo. Entre las 11 y las 16, su fuerza, potenciada por el aire marino, puede ocasionar más trastornos que beneficios. Lo mejor es salir muy temprano en la mañana o a última hora de la tarde. Caso contrario, recurrir a ambientes climatizados.

MODERACIÓN. El tiempo libre, la acumulación de horas vacías en personas acostumbradas a agendas nutridas, también puede producir otro tipo de desfases. “Muchas veces, la gente no sabe qué hacer con su tiempo y suma tenis, golf, cabalgatas, y no entiende que es bueno parar”, advierte Tangona. O si no, “comen mucho y mal, por aburrimiento o ansiedad; alteran sus rutinas de sueño, acostándose tarde, y el descanso vacacional no es tal”, señala el profesional.
Las inquietudes de algunos se sustentan en malas experiencias previas, con entrenadores poco criteriosos. El secreto de un personal, por el contrario, radica en la confianza y el estímulo que sepa despertar en sus clientes. Una vez superados estos conflictos, el verano y las vacaciones constituyen un escenario ideal para recuperar el tiempo perdido.
“Es mucho más fácil y entretenido hacer una actividad física en verano. La reunión espontánea de amigos o la contratación de un trainer es más económica, crea un compromiso”, aporta.
Actualmente hay clases grupales en todos los paraderos y playas, incluso gratuitas, como un servicio al turista. El propio Tangona dicta martes, jueves y sábados en el Conrad, a las 11, junto al cubano Jorge Rodríguez, clases de salsa y taebo, que culminan con un baño de mar.
La vuelta a la rutina laboral debería traer aparejada la continuidad de estos buenos hábitos adquiridos en vacaciones.
“Si una persona decidió empezar con una actividad física y consiguió el trainer ideal, que entendió sus necesidades y que le hizo comprender los beneficios de cuidar el único cuerpo que tiene, hay cliente y alumno para rato”, pronostica Tangona.


ALGUNAS CLAVES FUNDAMENTALES
 

Revisión. Desde ningún punto de vista, entrenar sin previo consentimiento médico.

Confianza. Contratar un personal trainer calificado en el tema. Exigir currículum vitae.

Paso a paso. No querer hacer en un día lo que no se hizo a lo largo de todo un año.

Conjunción. El éxito depende de la voluntad propia y de la capacidad de estímulo del entrenador.

Precaución. El dolor es síntoma de una exigencia desmedida. Deténgase y consulte.

Años. No entrenar a los 60 como si se tuviera 20.

Afinidad. Siempre es mejor compartir con gente de igual condición, que competir.

 









 

Diario Infobae - 11 de Enero 2007



(Daniel Tangona, (54911) 3639-1200)

 Cerrar esta ventana y continuar selección
 

www.tangona.com