FITNESS     

 Revista LUZ- 11 de Marzo 2007

 

Suave pero intensamente

De movimientos lentos y pausados, las nuevas modalidades de entrenamiento se practican con el cuerpo y con la mente. Son herederas de la eutonía, del stretching y del yoga; trabajan cada grupo muscular en profundidad, y prometen resultados espectaculares a nivel físico, energético y emocional.

Mientras la vida cotidiana impone el culto a la velocidad y el vértigo de lo instantáneo, poco a poco crece la tendencia mundial que prioriza el movimiento show: una filosofía que elogia la lentitud y se abre paso en lo que respecta a fitness. La gimnasia lenta (o slow) es un boom que gana adeptos y se presenta en numerosas versiones que combinan diferentes disciplinas.

“Hay una nueva corriente que se viene generando hace algunos años en Estados Unidos y que está tomando más fuerza en Latinoamérica, que pretende detener el momento para hacerlo más profundo, más intenso y más consciente”, afirma Roxana Blanco, especialista en estrategia y marketing deportivo.

Es que en tiempos en los que el stress es cotidiano y habitual, se multiplican las nuevas formas de encontrar el equilibrio y de bajarle los decibeles al ritmo urbano. Según datos de la revista especializada Mercado Fitness, actualmente el 70 por ciento de los gimnasios en Argentina ofrecen hoy a sus socios algún tipo de entrenamiento slow. Conjugar en la misma clase un ejercicio efectivo a nivel corporal, pero también intensivo en cuanto a sus efectos de relajación es la consigna para alcanzar una verdadera armonía entre cuerpo y mente.

MIX INTELIGENTE
Armonía, silencio y movimientos slow también reinan en las nuevas técnicas de entrenamiento que trajo de Estados Unidos el fitness trainer Daniel Tangona. “Al principio me miraban extrañados, pero ahora son actividades que cosechan cientos de adeptos. Se trabaja con movimientos controlados, estiramientos y posturas que luchan contra la ley de gravedad”, afirma Tangona.

Una de sus propuestas es el Iron Yoga, que utiliza los movimientos básicos de esta disciplina ancestral, pero con cargas que van de los 500 gramos a 2 kilos (en tobillos y muñecas), para optimizar tiempos de actividad y obtener resultados más efectivos. Se trabaja elongación, fuerza y flexibilidad.
Probod X es otro método by Tangona; se trabaja con pelotas –una grande y dos chiquitas para cada mano- de distintos pesos, de acuerdo a una tabla de equilibrio y a la preparación del alumno. “Se pueden realizar infinidad de ejercicios que mejoran la estabilidad, la fuerza y la postura, favorecen la elongación y optimizan la calidad de los movimientos”, afirma el experto. Además, Tangona suma adeptos con Aero Sculpting and Yoga, que incluye ejercicio aeróbico durante media hora y ejercicios para localizar el trabajo muscular, finalizando con estiramientos y posturas de yoga. Las clases son perfectas para gente sin tiempo porque son integrales, trabajan todos los grupos musculares y contempla un buen relax para mente y cuerpo.

Nota completa en Revista Luz Nº 100
 









 



(Daniel Tangona, (54911) 3639-1200)

 Cerrar esta ventana y continuar selección
 

www.tangona.com