NOTA     

 Revista Nueva - 14 de Enero 2007

 

VACACIONES EN ACCION
Tiempo libre, sol, relax, ¿qué mejor momento para poner el cuerpo en movimiento? Para hacer ejercicio, lo importante es tener ganas. Y tomar los recaudos necesarios para evitar disgustos.
 
Quién dijo que vacaciones es sinónimo de permanecer echados cual lagartos al sol durante todo el día? Nunca está de más aprovechar el tiempo libre y hacer un poco de ejercicio.

Cambiar de aire, recuperar la vitalidad, generar endorfinas (la famosa hormona de la felicidad) y, por supuesto, mantener el cuerpo saludable y en forma.

Aquí no valen las excusas. Para los que siempre encuentran un “pero” que les impide arrancar, nada mejor que recurrir a las bondades naturales del destino elegido para las tan merecidas vacaciones. “La clave es empezar despacio, especialmente si uno no entrenó durante el año y llega con las revoluciones bajas, mal dormido, con la alimentación desordenada. Hay que tener cuidado, ya que a veces el corazón está agotado de tanta actividad social y exigirlo no tiene sentido. Las caminatas en la orilla del mar, bicicleta, golf, tenis, todo es bueno en su justa medida –recomienda el profesor de Fitness y Golf Daniel Tangona, especialista en programas personalizados-. El bosque es ideal para oxigenarse y acomodar ideas, planificar el año. No hay que creerse un superhéroe”.

Sea precavido. Si usted es de los que no tienen dudas al momento de optar entre una hora de deporte y una docena de facturas (va derechito hacia las medialunas de grasa, claro está), puede organizar un plan que lo salve del boicot “por fuerza mayor”. Busque actividades que le resulten placenteras, que lo ayuden a desconectarse. Y trate de hacerlas en compañía de familiares o amigos. “Lo mejor es que sea gente de igual condición y edad, no se trata de competir todo el tiempo, sino de disfrutar”, remarca Tangona. Y agrega: “Hoy las playas están ofreciendo muchas alternativas de entrenamiento, con profesionales que se encuentran en la costa para ayudar a que la gente no se abandone y siga cuidando su salud”.

Las caminatas suelen ser una buena opción para comenzar. Lo ideal es practicarlas dos veces por día (pero si empieza con una sola nadie lo va a retar). Como asegura el especialista, “caminar media hora diaria ya produce algo muy bueno, hay que crearse el hábito”. Si usted quiere que el ejercicio sea un poco más fuerte, tenga en cuenta que caminar sobre arena seca o con el agua a la altura de los muslos implica bastante más esfuerzo que sobre arena mojada.

Para los que prefieren el juego, está la consabida batería de deportes playeros: picadito en la orilla, un buen match de pelota paleta, voley con desconocidos (atención solteros, un momento interesante para entablar nuevas relaciones), por poner algunos ejemplos. Y las actividades acuáticas, como nadar, barrenar, surfear y todas sus variables. Eso sí, no se olvide de hacer la correspondiente entrada en calor y de elongar los músculos una vez finalizada la práctica.

Ante todo, el cuidado
Tampoco es cuestión de entusiasmarse y terminar pasando un mal rato. Por más leve que sea el ejercicio, conviene tomar precauciones para evitar cualquier tipo de lesión o inconveniente. “Si ya cumplió 60, no entrene como si tuviera 20. Aunque sea verano, controle su presión arterial. Tampoco camine bajo el rayo del sol, resguárdese entre las 11 y las 16 –enumera Tangona-. Tome líquido antes, durante y después de la actividad: cuando usted siente sed está deshidratado, es tarde. Y si hay dolor, pare. El cuerpo le está dando la señal de que algo anda mal, descanse, no es un súper atleta”.

En esta época, uno de los cuadros más frecuentes es el golpe de calor; un malestar relacionado con el descenso de la presión arterial y la vasodilatación excesiva. “Sus síntomas característicos son la sed, la fatiga, la disminución del apetito, la piel colorada, los mareos, o disminución de la orina, la sensación de pérdida de fuerza e incluso de desvanecimiento”, explica la cardióloga Melina Huerin, jefa de prevención y rehabilitación cardiovascular del Instituto Cardiovascular de Buenos Aires (ICBA). Y describe: “El aparato cardiovascular es un sistema integrado por una bomba central, el corazón, y un conjunto de vasos, arterias y venas que llevan sangre oxigenada a los tejidos, y reciben sangre con desechos y toxinas que se eliminan a través del intercambio que ocurre a nivel pulmonar. Este sistema no es ajeno al poderoso impacto que ejercen factores ambientales como el calor y los cambios de presión atmosférica”. A esto hay que sumarle el hecho de que, ya sea por las dietas adelgazantes o por los resabios de las fiestas de fin de año, se producen modificaciones en la alimentación. En este contexto, las personas mayores son las más propensas a sufrir este tipo de descompensaciones.

En definitiva, se trata de entender que lo malo son los excesos. Trabajando a conciencia y con metas reales y claras, todos pueden alcanzar su objetivo de entrenamiento. Pero es fundamental no perder de vista que las vacaciones se inventaron para descansar: relajarse, desconectarse y cargar las pilas para encarar de la mejor manera el nuevo año.

CUERPO SANO, CORAZÓN CONTENTO
1. Lo importante es hidratarse. De ser posible, beba 3 litros de agua por día. Si es hipertenso, tenga cuidado al elegir bebidas que contengan excesivo sodio. Evite la cafeína y las gaseosas.
2. Mantenga una alimentación variada. No es el mejor momento para iniciar dietas adelgazantes extremas.
3. Si toma medicamentos con efecto cardiovascular, consulte con su médico si es necesario cambiar la dosis para evitar molestias relacionadas con el calor.
4. Tome uno o dos vasos de líquido unos 15 minutos antes de comenzar la actividad, trate de hacerlo también mientras ejercita e hidrátese al finalizar, tenga o no sed. Lo ideal es beber de 600 a 1200 ml por hora (entre 3 y 6 vasos). Si corre, de 100 a 200 ml cada dos o tres km.
5. Use ropa cómoda, holgada, que facilite la evaporación por piel. Si no ejercita al sol, evite usar gorro: el exceso de calor corporal se evaporará más rápido.

 









 

Revista Nueva - 14 de Enero 2007



(Daniel Tangona, (54911) 3639-1200)

 Cerrar esta ventana y continuar selección
 

www.tangona.com