FITNESS      

 Diario Perfil - 16 de Septiembre 2007


En sólo un mes, los gimnasios porteños aumentaron un 30 por ciento su clientela

El próximo fin del invierno dispara los números de los gym. En los centros femeninos de estética llega al 110% y los dietólogos vieron crecer su clientela en más de un 20%. La dictadura de la imagen hace que muchos quieran ponerse en forma en poco tiempo, lo que conlleva una serie de riesgos para la salud, desde contracturas y esguinces, hasta trastornos alimenticios y psicológicos. Algunas empresas de alimentación acompañan la movida. Qué dicen los expertos.

“No es que el cuerpo se prepara para el verano sino que cada verano marca un destino para el cuerpo” así resume la médica psicoanalista Any E. Krieger la presión estética que el calor ejerce. Esta es la época en la que muchos intensifican sus esfuerzos para perder peso antes de enfrentarse a la dura prueba que supone enfundarse la malla, mirarse de cuerpo entero y enfrentar el escrutinio. Preparar la figura conlleva sacrificios y no está exento de riesgos.

“Cuando desaparecen los sobretodos comienzan las consultas”, comenta el Dr. Cormillot. Las visitas a sus centros aumentan más de un 20% en estos meses, la mayoría ruegan dietas intensivas que deshagan aquellos kilos que el sedentarismo del frío regala y en vistas a acercarse a aquellas formas esculpidas que abundan en los medios. “Las mujeres muchas veces atentan contra su forma natural, quieren ser cilindros”, opina Cormillot, “por eso acuden a métodos que son riesgosos”.

Entre las alternativas más peligrosas están los medicamentos para adelgazar, derivados de diuréticos, laxantes y anfetaminas que se consiguen a pesar de estar prohibidos en todo el país. Pueden causar nerviosismo, deshidratación, insomnio, taquicardia y un fuerte efecto rebote, se engorda más de lo que se adelgazó. En el caso de las dietas el principal riesgo es el déficit energético y el desequilibrio de nutrientes, que puede derivar en disfunciones importantes, estados de anemia, osteoporosis, y fallos crónicos. “Lo importante en las dietas es contar con una supervisión adecuada, y asumir un compromiso a largo plazo. Si no, se da un efecto calesita, fluctuaciones constantes en el peso que afectan además el estado de ánimo”, apunta Cormillot.

El mercado del fitness mueve más de 800 millones de pesos, hay 4 mil locales en todo el país y la cuota linda los 100 pesos, cifras que ilustran una mayor concientización en cuanto al bienestar, pero también una mayor exigencia en cuanto a lucir bien, esencialmente en aquellos meses en los que los cuerpos están expuestos. Las inscripciones a los gimnasios aumentan más de un 30% según las principales cadenas. Aquellas que “cual golondrinas llegan en septiembre y se van en diciembre” son las que, buscando en la inmediatez el resultado de un compromiso no asumido, se anotan en clases se alto impacto sin ninguna preparación previa.

Al querer hacer en un mes lo que no se hizo durante todo el año se somete al cuerpo a una carga sin base”, dice Daniel Tangona, reconocido entrenador personal profesional. Esto provoca esguinces, distensiones, lesiones en las articulaciones, contracturas. Para estar en forma se necesita mínimo 6 meses, “los que prometen otra cosa no son serios.” Pero no pretende desalentar: “El ejercicio siempre viene bien. Sólo que no hay que esperar milagros”. Y sobre los ánimos de la época: “Las mujeres están desmedidamente enloquecidas, todas me piden bajar de peso y endurecer ya. Hablan de los glúteos como si fuera el elixir”.

El efecto preestival también se nota con fuerza en los centros de estética y spas, que son unos 3.800 en todo el país, un sector en crecimiento. “Los clientes aumentan más del 110%, cuentan desde Iobella. También las marcas acompañan en la carrera, cadenas de helados como Pérsicco, Freddo y Adagio lanzaron su línea de sabores bajas calorías para estar a tono. La fiebre light es, en sí misma, un mercado.

Una mirada desde la psicología
“Es el mundo de los lindos”, dice Tangona, y así resume una cultura en la que se confía en el físico para triunfar, la belleza siempre gana. Las más afectadas son las adolescentes “quienes quieren ganar el reconocimiento social y familiar, llenar un vacío de identidad intentando ser lo más parecidas posibles a los estereotipos de belleza”, opina la psicoanalista María Teresa Calabrese. El verano es el momento en el que la mayoría de las jóvenes pierde su virginidad, así el período de mayor liberalismo se vuelve a su vez el de mayor mortificación. “Se someten a una perfección imposible, fuera de la anatomía humana”, opina Krieger. Las dietas restrictivas constituyen uno de los principales factores desencadenantes de trastornos de la conducta alimentaria. “En esta época del año se produce una epidemia de anorexia”, dice Mabel Bello, presidenta de la Asociación de Lucha contra la Bulimia y la Anorexia. Las consultas en ALUBA aumentan un 20%, “la mayoría, adolescentes que por la exaltación de un cuerpo irreal y la presión social de ser flacas ingresan en un corredor oscuro del que es difícil salir”.
Los especialistas coinciden que para evitar los peligros de los métodos en pos de un cuerpo mejor es primordial la contención, tanto de los profesionales como de la familia.

 
PARA TENER EN CUENTA

● Realizar actividad física de 3 a 5 veces por semana con asesoramiento certificado combinando ejercicios cardiovasculares con aparatos.
● Realizar el chequeo médico obligatorio antes de empezar cualquier actividad física.
● Realizar actividades entretenidas y variadas que se adecuen a las características personales.
● No ir al gimnasio con el estómago vacío.
● Llevar una botella de agua a las clases para hidratarse.
● Comenzar a hacer ejercicios gradualmente.
● Realizar actividad física durante todo el año, como estilo de vida y no como auxilio.
● Comer varias veces al día, sin saltear comidas.
● Aumentar las frutas y verduras.
● Tomar mucho líquido no calórico.
● Cocinar sin grasa.
● Cuidar el tamaño de las porciones.
 







 



(Daniel Tangona, (54911) 3639-1200)

 Cerrar esta ventana y continuar selección
 

www.tangona.com