Prensa Fitness 

Revista NOTICIAS - 21 de Enero - 2006

Personal trainners
Escultores de físicos

Cuentan cómo pasan las vacaciones con sus clientes, fanáticos del boxeo y el entrenamiento militar. Historias de fidelidad, fanatismo, caprichos y llamados de madrugada.

Naomi Campbell paga cien dólares por una hora de box. Lenny Kravitz pide, a las cuatro de la mañana, ejercicios regenerativos para él y su banda de músicos. Marcelo Tinelli tiene el hábito de entrenar a la medianoche. Nicolás Repetto es un experto en la bicicleta fija. Daniel Hadad es fanático de los fierros. Francisco de Narváez entrena de domingo a domingo. A Cristiano Rattazzi le gusta que lo pasen a buscar en auto para salir a correr por las playas de Punta del Este. En cambio las modelos, como Déborah de Corral, se aprovechan de sus genes privilegiados y hacen lo imposible por no entrenar. Valeria Mazza es la excepción. Es capaz de nadar 70 piletas después de correr un par de kilómetros.

Profesor Daniel Tangona - Personal Trainer


En buena medida, todos esos cuerpos son obra de los personal trainners más chic de la Argentina. Se tranformaron en gurúes de los gurúes del establishment. Las celebrities son capaces de llamarlos a las tres de la mañana, de vuelta de una fiesta, para pedirles consejos después de una noche de excesos. Empresarios que manejan millones y a miles de personas los escuchan y siguen sus recomendaciones a rajatabla.

Quiénes son.
Daniel Tangona es un amante del ejercicio físico porque lo mamó de chico. Su papá era quien actuaba de La Momia en "Titanes en el Ring". De él heredó la pasión por la vida sana. Hoy entrena a modelos como Karina Jelinek y a empresarios como Cristiano Rattazzi. Importó a la Argentina un método desde los Estados Unidos: el "delivery gym".

Pasa a buscar a sus clientes a bordo de una camioneta donde lleva un gimnasio ambulante. Así lo explica él:
La idea es sacar a los empresarios al aire libre. Los paso a buscar por sus casas y, en Punta del Este, los llevo a la parada 40 y les armo el gimnasio al borde del mar. Los custodios, mientras tanto, dan vueltas por ahí. En Buenos Aires lo hago en los bosques de Palermo."

Tangona analiza la salud del establishment: "Los empresarios son hipocondríacos. Tienen un dolor en el codo y piensan que tienen cáncer. Es que están sometidos a un estrés muy grande porque son responsables de empresas que involucran a miles de personas."

Tangona dice que "el trabajo con el empresario es 60 por ciento a nivel intelectual porque necesita bajar el estrés. Las modelos, en cambio, viven de su exposición y quieren ejercicios diferentes." Otras técnicas que utiliza son el entrenamiento Boot Camp, que utiliza métodos y ejercios del ejército. O el RBK Beach Trainning, compuesto por ejercicios de los marines de Estados Unidos pero adaptados a los civiles.


Pablo Benadiva lucha contra lo mismo que sus otros colegas: el poco tiempo que tienen sus alumnos para ejercitarse en el verano. Armó un gym exprés en el parador Personal con cápsulas de ejercicio de media hora, a lo sumo.

Por allí pasaron todas la modelos de Pancho Dotto, como Rocío Guirao Díaz, por ejemplo. Benadiva es el personal de Marcelo Tinelli, Francisco y Carlos De Narváez, Valeria Mazza y el empresario Gerardo Werthein. Son gente que entrena fuerte. Tinelli, por ejemplo, es capaz de terminar su programa de tevé pasada la medianoche y llamarlo para ejercitarse. Werthein, dice su entrenador, bajó 26 kilos en el último año. De Narváez no puede vivir sino se ejercita. De domingo a domingo, corre, levanta pesas, no para.

En marzo pasado, Benadiva recibió una llamada de urgencia desde el Hotel Faena. Era Lenny Kravitz en busca de entrenamiento. El músico quería que toda su gente realizara ejercicios regenerativos después de los shows en la cancha de Boca. Kravitz quedó fascinado con el estiramiento de sus músculos.

Más.
No todos los famosos se entretienen con las pesas y la cinta de correr. Thiany Valencia es boxeador profesional y personal trainner. Puso de moda al box como ejercicio físico. Y sus alumnos se contagiaron el entusiasmo. A Daniel Hadad, por ejemplo, le fascina hacer guantes y pegarle a la bolsa. En Punta del Este, como está relajado, el dueño de canal 9 hace más ejercicio que en Buenos Aires, donde se toma 40 minutos por día, aunque sin despegarse del celular. Otros fanáticos del box son Marcos Gastaldi y el representante de jugadores de fútbol Gustavo Mascardi. La top model mundial Naomi Campbell también es fana del boxeo. Pasó por Punta del Este durante la primera semana de enero y tomó dos clases por día con Valencia.

Otro ejercicio de moda entre empresarios y modelos es el spinning, es decir, la bicicleta fija pero a ritmo feroz y con música de fondo. Alejandro Mezzarapa es un experto. Tiene entre sus alumnos a Nicolás Repetto y su mujer, Florencia Raggi, y a modelos como Carolina Oltra. Repetto es muy constante, y además de hacer spinning se mata con los fierros, sale a correr y toma clases de tenis. Raggi, además, hace yoga. ¿Los personal trainners le cobran a sus clientes top o hacen un acuerdo de canje a cambio de promoción? Mezzarappa dice que "se puede hacer algo por el estilo. Pero es contraproducente. Si hacés un canje por promoción con algún alumno famoso, después todos los demás van a querer hacer lo mismo. Y yo tengo que vivir, tengo familia y doy clases hace 17 años".

Como Benadiva, organiza a fin de año una entrega de premios para sus discípulos. El más aplicado este año fue Repetto, además del actor Favio Posca, que hace fierros todos los días. La más inconstante fue la modelo Carolina Oltra.

Como nunca antes, Susana Giménez aceptó alterar el habitual libertinaje de hábitos veraniegos -con mucha fiaca y placeres gourmet- por la rutina severa que le impone el método Ravenna, gracias al que ya dice haber adelgazado seis kilos. Además de la dieta, Susana recibe el diario asesoramiento de Daniel Meaglia, un personal trainner del staff del médico. Disciplinada, la diva le abrió las puertas de La Mary, su mansión esteña, para que el entrenador supervise su trabajo aeróbico, fuera y dentro de la pileta, que Susana complementa con largos paseos en bicicleta.

S.A. Los personal trainners de los famosos se transformaron en empresas en sí mismos. Tienen sponsors, son contratados por cadenas de gimnasios y algunos hasta venden comida light a sus clientes. En Punta del Este sus honorarios van desde 20 a 100 dólares la hora. En Buenos Aires están pesificados: los 60 minutos de ejercicio cuestan entre 40 y 100 pesos.
Les cambiaron el cuerpo a empresarios y modelos y se hacen valer. Muchos de los CEOS más importantes no pueden vivir sin consultarlos. Ellos aportan sus conocimientos y un factor clave.

Son ciegos, sordos y mudos. Llegan a tener muchísima intimidad con sus alumnos, los más influyentes y famosos de la Argentina. Conocen todos sus secretos. Secretos que valen millones. Y los callan.
 













(Daniel Tangona, (54911) 3639-1200)

 Cerrar esta ventana y continuar selección
 

www.tangona.com