NOTA     

  La Nación Revista - 21 de Enero 2007

Verano Fitness

En movimiento bajo el sol

Uno de los escenarios preferidos durante la temporada estival, la playa, es también el lugar propicio para acercarse a diferentes propuestas de ejercicios o para continuar con las rutinas ya establecidas. Aquí, una guía que ayudará a elegir la actividad adecuada.

Las vacaciones pueden ser una gran oportunidad para retomar el estado físico perdido durante el año o bien convertirse en la gran tentación de abandonar los ejercicios. Ninguna de estas alternativas es buena: lo ideal es mantener el grado de actividad habitual o comenzar progresivamente a adquirir la costumbre de estar en movimiento.

Así, este verano los balnearios de las playas argentinas y uruguayas ofrecen diversas propuestas para mantenerse en forma. "La idea es volcarse hacia la elongación y el estiramiento. Se busca despojarse del estrés –afirma Daniel Tangona, entrenador profesional y parte del staff de Ocampo Wellness Club–. Además, como son clases pasivas son aptas para todas las edades."

También hay ofertas con una mayor exigencia aeróbica, como Aerobox, Tae Bo o bicicleta. "Entre las nuevas tendencias, están el iron yoga, que es la práctica de la antigua disciplina oriental a la que se le suman cargas (pesas) en las manos y las piernas, y ProBodX, ejercicios que trabajan la musculación, el equilibrio y la fuerza." Para los amantes de la danza hay clases de salsa y merengue.

Por otro lado, caminar y correr por la arena es un clásico. "La caminata es fundamental. Durante el veraneo, la gente suele comer por aburrimiento, por lo que 30 a 40 minutos de marcha diaria ayudan a quemar parte de las calorías ingeridas. Es importante tener constancia en las prácticas", cuenta Tangona.

"La caminata tiene beneficios concretos: ayuda a bajar el colesterol y mejora los valores de la tensión arterial en las personas hipertensas. Por otro lado, si dura un tiempo como el aconsejado anteriormente se logra quemar grasas", cuenta Alejandro D’Alessandro, médico cardiólogo especialista en prevención de enfermedades cardiovasculares y a cargo de los departamentos de cardiología de Ocampo Wellness Club y del Club de Amigos.

"Hacer una actividad física moderada durante 5 días –lo ideal son 7– favorece la adaptación del sistema cardiovascular, mejora el funcionamiento osteomuscular y permite obtener un buen estado", aclara Marcela Cabo Fustaret, jefa de la Sección Medicina Preventiva y del Deporte del Hospital Alemán.
 






Mantener una rutina con cierto ritmo es indispensable para lograr buenos resultados en el ejercicio. "Con la excusa de tener más tiempo libre, muchos empiezan de golpe y hacen más de lo que pueden, lo que no es bueno. También está el caso del que fue al gimnasio de febrero a diciembre y en enero abandona la práctica. Me pregunto: ¿el corazón se toma unos días? Esa conducta es errónea, ya que durante las vacaciones es cuando más excesos se cometen", describe Tangona.

Para que estas propuestas tengan el resultado deseado no se debe olvidar el calentamiento previo. "Esto consiste en una elongación previa, caminatas, trote, bicicleta fija u otro tipo de actividades ligeras. Luego, elongar las grandes articulaciones y músculos. Este proceso debe durar unos 15 minutos. Al finalizar el ejercicio es necesario volver a elongar", advierte Héctor Kunik, director del Comité de Cardiología en Ejercicio y Deportes de la Sociedad de Cardiología de Buenos Aires.

No obstante, para hacer actividad física hay que tener en cuenta ciertos recaudos. "No realizarla durante los momentos de mayor temperatura ambiente, porque se estará exponiéndose a un posible golpe de calor, que tiene un alto índice de mortalidad. Lo mejor es entrenarse muy temprano a la mañana o a la última hora de la tarde", explica Kunik, que además es presidente de la Asociación Metropolitana de Medicina del Deporte.

"Si se realizan actividades al aire libre, es recomendable usar gorra y protector solar, y si el ejercicio dura más de una hora se puede recurrir a bebidas con sales de rehidratación. Están prohibidos los energizantes", enfatiza Tangona.

"Otra cosa necesaria es contar con un calzado adecuado (zapatillas con cámara de aire para la amortiguación) y no pasarse de los márgenes de seguridad de las pulsaciones, ya que con el calor el corazón hace más esfuerzo", aconseja Cabo Fustaret.

 



Tampoco hay que tentarse con las olas. "Para nadar en el mar es muy importante tener cierto ritmo de ejecución de los movimientos; si no, es totalmente desaconsejable intentarlo. Entre otros factores, el agua suele estar fría, lo que puede generar contracturas o hipotermia. Además, si no se es un experto, la persona no nada relajada y eso aumenta su ritmo cardíaco y respiratorio", advierte Lucy Miceli, profesora de educación física de Ocampo Wellness Club.

Todos los profesionales también destacan la importancia de hacerse un chequeo médico anualmente o antes de empezar un deporte. También es vital avisar al profesor si se están tomando medicamentos pues éstos pueden variar la frecuencia cardíaca.


Para saber más:
• ocampo wellness club: www.ocampofitness.com.ar 
• daniel tangona: www.tangona.com 
• asociación metropolitana del deporte: www.ammdep.org.ar
 



(Daniel Tangona, (54911) 3639-1200)

 Cerrar esta ventana y continuar selección
 

www.tangona.com