Prensa     

  Diario CLARIN – Enero 2010

 

 

Gym de verano para hacer en vacaciones

Arena, cuestas, agua: cómo aprovechar las características del paisaje para empezar a moverse. Los mejores personal trainer proponen actividades fáciles de realizar en la playa, las sierras, la montaña o la ciudad. Recomendaciones de reconocidos deportólogos.

El verano, el paisaje y el cambio de hábito invitan a descargar tensiones, recuperar energías y buscar el bienestar general. Durante el año siempre hay excusas, como la falta de tiempo o el cansancio, para postergar la actividad física, por eso el período de vacaciones es el ideal para adquirir este hábito postergado.

Correr por la playa, nadar, organizar un trekking por la montaña, salir a pasear en bicicleta, o sumarse a las numerosas propuestas que ofrecen los balnearios son las opciones más tentadoras del verano. Pero más allá de la actividad elegida, lo importante es no empezar a practicar “a lo loco” para recuperar todo el tiempo perdido. “Hay que establecer un plan adecuado. No es bueno hacer rutinas largas e intensas al comienzo, porque eso provocará cansancio, dolores y desánimo. Es preferible comenzar con un plan graduado de 40 minutos las dos primeras semanas y luego llegar a la hora, no menos de 3 veces por semana”, afirma Patricia Sangenis, especialista en medicina del deporte.
Si el ejercicio elegido para arrancar es caminar, andar en bici o trotar, lo recomendable es hacerlo inicialmente a un ritmo normal.
“Cuando sienta que es posible recorrer esa misma distancia sin cansarse, podrá aumentar la distancia sin modificar la velocidad. En la semana siguiente acelere el paso sin aumentar la distancia, de tal manera que sólo se hagan cambios en una de las tres variables (frecuencia, intensidad y tiempo)”, agrega Sergio Verón, Jefe del departamento de educación física y rehabilitación de la Clínica de Nutrición y Salud.
 

Correr en la playa.
Daniel Tangona

•  No hay mejor trabajo para piernas, glúteos y corazón que subir los médanos o las cuestas dentro de sus posibilidades (sin que falte el aire). Otra opción es caminar por el mar o en el río con el agua por los tobillos, rodillas o cadera (dependiendo de su estado físico). Esto es un excelente trabajo aeróbico y de fuerza ya que el agua ofrece la resistencia sin lastimarlo.

•  Y para realizar un trabajo más integral, recomiendo llevar pesas de medio kilo en cada mano para fortalecer los brazos, los hombros, el pecho y la espalda. Y cuando note que las piernas están cansadas debe estirar, así se oxigenan los músculos.
 

 



(Daniel Tangona, (54911) 3639-1200)

 Cerrar esta ventana y continuar selección