NOTA     

  Revista Para Tí - 23 de Marzo 2007


Mujeres de 40 y más
La nueva edad de oro
 

Maduras, seguras, emprendedoras, independientes, lindas y súper sexies… Los 40 ya no son más el adiós a la juventud, sino una etapa para vivir a pleno. Aquí, una entrevista exclusiva con Demi Moore y los secretos de otras celebrities, la opinión de especialistas, una dieta ideal, tips de gym y un shopping de los productos creados especialmente. Para que estés mejor que nunca.

La mujer cambia y toma un lugar más protagónico en el mundo occidental a partir del 18 de agosto de 1960, día en que se puso a la venta la píldora como anticonceptivo femenino. A partir de ese momento, cambia el aspecto erótico en las mujeres y ellas pueden decidir sobre su cuerpo. Pasan de ser un objeto a convertirse en un sujeto –explica Leopoldo Salvarezza, psico-gerontólogo, profesor durante 18 años de la cátedra de Tercera Edad y Vejez de la Facultad de Psicología de la Universidad Buenos Aires–. Esto hace que cambie el lugar de la mujer en la sociedad.

Adquieren más protagonismo y se modifican las relaciones de pareja. La mujer decide sobre ella, sobre su cuerpo y sobre su vida”. Muchas son las razones para hablar de los 40 como la nueva edad de oro. Una de ellas es la expectativa de vida. “Se ha prolongado hasta los 80 años.
 

Esto redefine a la mujer de 40, que antes no pensaba en proyectos porque ya no estaba en la mitad de su vida. Hoy en día es posible redefinir muchos parámetros: la profesión, el trabajo, el amor, la sexualidad”, detalla la socióloga Ana Wortman, docente de la UBA. El psicólogo Rolando Salinas –jefe de psicopatología del Hospital Alemán y profesor titular de Psicología Preventiva de la Universidad Católica Argentina– concuerda con Wortman, y pone énfasis en la seguridad, equilibrio y belleza, que hacen de esta edad una etapa espléndida. “Las mujeres de 40 tienen experiencia, conservan los atractivos físicos y la salud, conocen los recursos y las limitaciones con que cuentan, saben más acerca de lo que quieren y cómo lograrlo, y tienen un mayor equilibrio emocional, con una personalidad más definida y estable”, dice Salinas.

Diosa de las cuatro décadas
Las mujeres de 40 ya no tienen nada que envidiarles a las más jovencitas. “Las mujeres están en pleno auge. Están en su mejor momento, porque hormonalmente son jóvenes pero tienen la conducta de mujeres adultas –comenta Rosa Flom, médica dermatóloga, miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología–. La mujer todavía es joven y puede incorporar muchos hábitos para mejorar la piel”. La doctora Flom aconseja exponer la cara lo menos posible al sol, evitar el cigarrillo y el alcohol, hidratar la piel, usar cremas y alimentarse bien. Pero qué mejor que escuchar los consejos de las celebrities a la hora del cuidado. “Hago una dieta proteica desde que nació mi hijo Tomás y trato de comer sano. Además, tomo complementos vitamínicos y aminoácidos que me receta el médico dependiendo de las falencias. Tomo un litro y medio de agua por día, pero como no me gusta mucho, le pongo limón o pomelo. Trato de hacer actividad física siempre que puedo, y si no voy al gimnasio, salgo a caminar. Y soy fanática de las cremas. Es más, cuando no estoy bien, me hago limpiezas”, cuenta Araceli González. Pero todo depende de la contextura física y del metabolismo de cada una. Karina Rabolini (39), para envidia de muchas, reconoce que no se cuida con las comidas. “Creo que me cambió el metabolismo, porque cuando era modelo hacía dieta y ahora no”, confiesa Karina, y agrega: “Los años se notan, y los 40 no vienen solos. Por eso me cuido mucho la piel, uso cremas y hace años que no tomo sol. También empecé a hacer deporte: cuando mi agenda me lo permite, voy a remar, juego al tenis o salgo a correr”. Por su parte, Andrea Frigerio (45) comenta: “Me alimento bien y trato de no comer grasas. Hago actividad física todo lo que puedo. A veces con mi trabajo es difícil, pero mi objetivo es hacer todos los días. No soy amiga de las cirugías, y no uso toxina botulínica, porque me quitaría la expresión, que es una herramienta muy importante en la actuación. Pero creo que el secreto es ser feliz y tener alegría”.

Entre las divas internacionales, las que dan el ejemplo son Sharon Stone (49), la pelirroja Julianne Moore (46), la inglesa Elizabeth Hurley (41), Kim Basinger, que luce espléndida con sus 53 años, y Madonna, que a los 49 sigue haciendo furor. Ahora la diva del pop protagonizará la campaña de H&M, para la línea de vestir que ella misma diseñó.
“La mujer de 40 ya no es más una señora –puntualiza Wortman–. Antes, el imaginario social creía que después de esta edad no había nada por hacer. También se creía que llegando a la menopausia desaparecía el deseo sexual. Pero lo cierto es que una mujer de 40 es una mujer deseable”.

El boom de la gym - Por Daniel Tangona (*)
“Es impresionante la cantidad de mujeres que, a partir de los 40 años, descubren las bondades del gimnasio y de la actividad física en general. Hoy se sabe que el colesterol, la presión arterial, la artrosis, el dolor muscular, la depresión y la ansiedad, entre otras cosas, se regulan exponencialmente con la actividad física. De allí que los gimnasios, parques y plazas de la ciudad estén colmados de gente que se ejercita y que los personal trainers no den abasto con sus clientes, la edad de las mujeres habitués del gym es muy variada: oscila entre los 16 y los 70 años, pero a partir de los 40 se vuelven más exigentes, metódicas y disciplinadas. Saben a qué vienen y no les gusta perder tiempo. Las actividades más recomendables son la pesas, que sirven para tonificar; el spinning, aerobox y tae-bo, para quemar grasas y endurecer; y el yoga, la meditación y la natación para relajar y tonificar la musculatura. Correr y caminar también son actividades muy positivas: lo importante es dejar el sedentarismo atrás. A los 40 las mujeres se atreven a cosas que antes no se animaban, están más relajadas, se conocen y se quieren más. Sin embargo, hay mujeres de 20 que se sienten mayores y otras de 40 que lucen espléndidas: en el fondo todo es una cuestión de actitud”.
(*) Personal trainer.

Tips para una dieta ideal
• Debés recortar calorías e incrementar el gasto calórico para evitar la acumulación de grasas • No es momento para dietas mágicas ni bajadas de peso bruscas: estas acciones son insostenibles en el tiempo • Un pequeño sobrante de 100 a 200 calorías no consumidas, todos los días, se puede traducir en más de 5 Kg de aumento de peso en un año. ¿Dónde están esas 100 a 200 calorías extras? En un bloquecito de chocolate, un helado, las masitas que acompañan a esos dos cafés que tomamos a diario en un bar, las dos copas de vino con que nos premiamos a la noche, el queso que picoteamos al llegar a casa mientras pensamos que vamos a cenar, etc. • Recordá que para quemar 100 calorías, las mujeres –que tenemos poca masa muscular- necesitamos caminar activamente por lo menos de 10 a 15 minutos • No pretendas competir con los resultados que obtenías a los 20 ni tampoco con los que obtienen los hombres de tu misma edad • Si bajás entre un 5% y un 10% de tu peso en 3 a 6 meses, y lo mantenés por lo menos otros 6, ya es un buen logro.

El valor de la juventud
“En la sociedad actual todos quieren ser jóvenes, la gente se quiere operar y no acepta su propio cuerpo. Muchas veces las mujeres de 40 para arriba viven obsesionadas por ello, queriendo verse como las de 20. La sociedad impone mandatos sobre el cuerpo: si no se cumplen, se es discriminado”, afirma Wortman. “Mi principal cuidado tiene que ver con la salud, por eso comienzo el año con un chequeo médico. Parece simple, pero muchas veces dejamos pasar el tiempo y no nos controlamos, y ahí es cuando aparecen las sorpresas”, reflexiona sabiamente Andrea Frigerio en charla con Para Ti.

“A partir de los 40 comienzan los cambios peri menopáusicos. No son para preocuparse, pero debemos estar al tanto de ellos”, explica Leandro García, médico del servicio de endocrinología y docente de CEMIC, y médico endocrinólogo del Sanatorio Mater Dei.

La menopausia, definida como la falta permanente de las menstruaciones por un período superior a un año, suele aparecer en mujeres de 50 años aproximadamente. Sólo un 25 % de mujeres va a dejar de menstruar entre los 40 y 45 años, mientras que un 50 % llegará a la menopausia entre los 45 y 55. Por último, un 25 % lo hará después de los 55 años. Estas cifras pueden cambiar y adelantarse hasta tres años en mujeres fumadoras o que hayan tenido alguna operación ginecológica (como quiste de ovario o una operación de trompas).

“La peri menopausia o climaterio son los meses previos a la menopausia, donde comienzan los cambios biológicos, endocrinos y se presentan manifestaciones clínicas –explica García–. Hay una disminución de estrógenos, que son las hormonas femeninas, que crea síntomas como los calores (especialmente en la cara y en la parte superior del tronco), taquicardia (aumento de la frecuencia cardíaca), sudoración, nerviosismo, irritabilidad y cefaleas”.
En este período también pueden presentarse cambios psicológicos como fatiga, irritabilidad y depresión, aunque el especialista indica que no se dan en todos los casos.

También hay una disminución del deseo sexual, que se debe a la falta de estrógenos. Esto está asociado a la disminución de la lubricación vaginal y al dolor de la penetración. Otro factor sumamente importante para tener en cuenta es el consumo de calcio. “A partir de los 30 años empezamos a perder anualmente 1 % de masa ósea. Y esto, en la peri menopausia y menopausia, se incrementa bruscamente”, asegura García. Por eso, para prevenir la osteoporosis debemos ingerir calcio, aportado por lácteos o, en su defecto, por complementos. Además, a partir de la peri menopausia aumenta el doble las posibilidades de tener enfermedades cardiovasculares.

“Es beneficioso hacer ejercicio y tener una dieta balanceada. Por el contrario, debemos evitar el alcohol, el tabaco, el café y el uso de corticoides”, recomienda Leandro García. Pero convengamos en que no es fácil combinar el trabajo, la familia, la casa, la actividad física y los cuidados del cuerpo. Estos últimos muchas veces quedan relegados a un segundo plano, ya que nos ocupamos primero de las obligaciones.

“Una cosa es lo que dicen las celebrities y otra muy distinta es la mujer común, que no le va tan bien como a las estrellas que viven de usufructuar cuerpo y deben verse como las de 20”, señala la psicóloga Iris Perla Pugliese. Es verdad y las celebs lo admiten. “Hago todo lo que uno puede hacer para mantenerse mejor, pero no es gratis estar bien”, señala Ginette Reynal (47). La ex modelo asegura cuidarse “un montón”: va al gimnasio, se cuida la piel y también hizo un tratamiento a base de embrionina para rejuvenecerlos órganos.

“Los 40 no son más el comienzo de la vejez”, señala Wortman, mientras que Pugliese afirma: “La mujer de esta edad se siente bien. Está celebrando la libertad que le dan las mayores definiciones que supo conseguir. Si aún no estuviera conforme con su cuerpo, sabe cómo cuidarlo. Si está disconforme con su trabajo, sabe que debe emprender otra búsqueda. Si siente que se equivocó en la elección de pareja o que el amor se terminó, sabe que no debe resignarse a vivir sin amor por el resto de su vida. Tiene más libertad. Es la edad de oro de la vida”.
 














 



(Daniel Tangona, (54911) 3639-1200)

 Cerrar esta ventana y continuar selección
 

www.tangona.com