Fitness   

Diario Ambito Financiero 23 de Octubre 1998


 Cerrar esta ventana y continuar selección
 

CUIDAR EL CUERPO UNA HORA DIARIA
El entrenador personal: una moda muy saludable

En nuestra sociedad, tener un personal trainer es casi una paquetería. A Daniel Tangona, 41, entrenador personal, 20 años de profesión, este concepto lo irrita: “Es un criterio errado considerar que tener un personal trainer es “fashion”, ya que representa salud, calidad de vida para la gente sedentaria. Así como existió hace mucho tiempo el profesor de inglés, de natación o de música a domicilio, no entiendo por qué se hace hoy tanta alharaca por un entrenador a domicilio”, dice y relata su satisfacción porque un alumno sedentario, con 280 de colesterol, bajó de golpe a 235 por su actividad física. “Como entrenador y como ser humano me siento gratificado porque esa persona dio el paso para elegir entre la salud o morir infartado sobre su escritorio.”

Es un solo paso, pero la decisión no siempre es fácil de tomar. Al respecto, comenta que hubo un auge de supuestos entrenadores sin estudios ni experiencia, contratados por personas incautas que, al no pedir referencias sobre sus estudios y preparación, pagaron su negligencia con tendinitis, pico de loro, deformidades y demás lesiones por las que volvieron a abandonar la gimnasia: “Lamentablemente, nuestro cuerpo es único y no hay repuesto. Hay que saber a quién se lo confía”.

El entrenamiento no sólo se hace a domicilio, puede practicarse en un club, en un gimnasio, en un instituto, en el country: “No comparto el criterio de quienes entrenan a cinco o seis personas juntas, para eso está el gimnasio común. ¿El mejor camino para comenzar? Que la persona que lo decide encuentre un entrenador que le guste y quiera que entre a su casa, ése es el primer gran secreto: tener feeling con el entrenador con quien siempre se tiene una entrevista previa, charlas y caminatas”.

Pautas

No existe una sola modalidad de trabajo. Los alumnos de Tangona llenan formularios de monitoreo con sus datos personales y su historia clínica, además de firmar un formulario de consentimiento que contempla el aspecto legal, donde autorizan al entrenador a elaborar un plan de trabajo y asumen toda la responsabilidad por haberse efectuado un chequeo médico previo. “Contactarse con el médico del alumno es una relación interdisciplinaria necesaria para prevenir problemas. ¿Acaso todo el mundo sabe que con presión alta no se deben hacer pesas ni ponerse cabeza abajo?” Tenga 15, 20, 40, 65 años y no encuentre tiempo o no le guste ir a un gimnasio porque tiene complejos o no se adapta a los grupos, cualquiera puede tener un entrenador personal.

¿Cuánto duran las clases y cuál es su frecuencia?
“La clase de gimnasia dura una hora, no más porque es agotador, aburrido y denso. En esa hora se hace una entrada en calor, un segmento de 20 minutos aeróbico, luego si es mujer pesas, piernas, cadera y glúteos; si es hombre puede correr una hora o 40 minutos, porque si no elonga 15 minutos después de cada clase, no sirve nada de lo hecho. En cuanto a la frecuencia, puede hacerse dos, cuatro, seis veces por semana, depende. Hay que usar el cuerpo una hora por día, no más. Superar ese tiempo es gastar energías innecesariamente, quemar células y envejecer más rápido. Muchos piensan que son más jóvenes cuanto más energía gastan y es todo lo contrario.”

El entrenador prefiere trabajar al aire libre, en el verde. Para eso tiene una camioneta equipada con bolsas, pesas, sogas, punching, guantes; con esa especie de gimnasio móvil arma una clase al aire libre, pone música y les apaga el teléfono a los obsesivos para que puedan desenchufarse. “La idea es sacarlos al aire libre. Por eso hay tanta gente que juega golf, pero como dijo el maestro De Vicenzo, el que juega golf sin entrenarse ni preparase físicamente lleva las de perder, porque sin preparación va a tener problemas de codo de golfista, de hombros, de cintura y cadera, todas consecuencias que aparecen a largo plazo pero se pueden revertir.”

¿Qué hacer y qué evitar?
A Tangona le encantaría decirlo pero le deja ese tipo de respuestas al médico, como corresponde y sugiere dudar del entrenador que arme una dieta, a menos que también sea nutricionista.

El corazón es un músculo

En el plano deportivo, en líneas generales, destaca lo que no hay que hacer: trabajar de lunes a viernes 14 horas y el sábado hacer cuatro horas de tenis a la mañana y cuatro a la tarde da lugar a lo que se llama la muerte de fin de semana. “Hay que recordar que el corazón es un músculo. Si a un bíceps se lo entrena se lo mejora, con el corazón pasa lo mismo. No se puede salir en bicicleta a hacer una travesía de montaña si no se tiene una preparación física.

¿Usted le metería arena al tanque de nafta de su auto? ¿Entonces por qué fuma, por qué toma, por que se agrede el cuerpo? Habría que preguntarles a quienes se descuidan. Las consecuencias del maltrato se pueden prevenir, porque después del infarto o de arruinarse la columna uno es inválido y debe empezar a rehabilitarse. ¿Por qué no pensarlo antes?.”


 

(Daniel Tangona, (54911) 3639-1200)
 

Fitness   


 Cerrar esta ventana y continuar selección

www.tangona.com