Prensa     

  Revista Centímetros de Salud - Agosto 2011

 

 




 
Efectos socioculturales sobre la imagen corporal
Por instructor Daniel Tangona

> El fenómeno del Fitness es una construcción de las sociedades industrializadas, las personas asisten a realizar actividad física porque existe un aumento en poner énfasis en el cuerpo (sexualidad, seducción, etc.) y una preocupación en torno a ella (salud).
La Educación Terapéutica según la Organización Mundial de Salud (OMS), comprende “el conjunto de actividades educacionales esenciales para la gestión de las enfermedades crónicas, llevadas a cabo por los profesionales de la salud formados en el campo de la educación, creadas para ayudar al paciente y familiares a realizar su tratamiento y prevenir las complicaciones evitables, mientras se mantiene o mejora la calidad de vida” (OMS 1998).

Siguiendo la línea de la OMS, la propuesta del CTMR incluye aportar información, proporcionar conocimientos prácticos para lograr mejorar la adherencia al plan, y sobre todo, modificar el comportamiento. Desde la Terapia Cognitiva Conductual creemos que la información y los conocimientos son de utilidad si se traducen en acciones concretas y se integran a los hábitos. Un trabajo en equipo coordinado desde el área terapéutica, el entrenamiento físico y nutricional, proporciona la adherencia al Método. La estrategia del entrenamiento Físico, es en este punto, multidisciplinario e integral, ya que incluye, tanto la alimentación, como la actividad física y la posterior asistencia al grupo.

FACTORES DE RIESGO EN PACIENTES OBESOS

La obesidad es un factor de riesgo asociado con frecuencia a trastornos crónicos como hipertensión, diabetes y enfermedad cardiovascular que afecta no sólo la salud sino también la imagen corporal, y por ende, la calidad de vida de las personas, sin embargo, puede mantenerse controlada con cambios en el estilo de vida.
La actividad física presenta varias ventajas en el tratamiento de la obesidad. La pérdida de peso por medio de ejercicios se logra rebajando los excesos de grasa que son utilizados como fuente energética y manteniendo con mayor facilidad el peso deseado. Además, la realización de las diferentes actividades físicas al aire libre (Palermo) sirve como espacio de disfrute y esparcimiento, función complementaria indisoluble e indisociable de la dieta.

Los ejercicios más recomendados para obesos son los aeróbicos por consumir mayor cantidad de energía y crear menos productos de desechos nocivos al organismo. Estos procesos aeróbicos se logran con movimientos de larga duración, sin ser prolongados, a ritmo lento, y con esfuerzos dinámicos.

CONCLUSIÓN

La práctica de ejercicios físicos como parte inseparable de la dieta en el tratamiento de la obesidad, debe incrementarse en la forma más adecuada, por medio de caminatas y prácticas deportivas. El trabajo en equipo multidisciplinario integrando las áreas de entrenamiento, psicoterapia, consulta nutricional, y el aporte de la psiquiatría, son fundamentales para sostener el equilibrio en la vida de un obeso en tratamiento.
 
 


(Daniel Tangona, (54911) 3639-1200)