Eventos   

Revista BUENOS AIRES POLO INTERNACIONAL - Julio 2004

 Cerrar esta ventana y continuar selección
 
Daniel Tangona
personal trainer

Con treinta años de experiencia en la preparación de deportistas, tanto profesionales como amateurs, Tangona traza aquí un perfil del polista. Sugiere lo más conveniente para un entrenamiento adecuado y destaca lo que jamás debería hacerse.

Daniel Tangona es un reconocido personal trainer con 30 años de experiencia en la actividad: “Me crié en esto, mi padre era ultra deportista, luchador; esto es lo único que sé hacer”, dice. Prepara físicamente a polistas, golfistas, trabaja en varios gimnasios, en SMG Sports y Ocampo Fitness Center y en el gimnasio del Hotel Conrad de Punta del Este. Y también da clínicas, conferencias, brinda asesoría en preparación física de golfistas profesionales y amateurs y empresarios de primera línea. Un profesional cabal, con nombre y prestigio en la materia, una voz autorizada para opinar, por ejemplo, acerca de la preparación física y atlética del jugador de polo.

-¿Cómo empezaste en esto?
-Con mucho sacrificio y dedicándole muchas horas. Yo tenía muy claro que quería hacer. Quería ser preparador físico de dos o tres deportes que me gustaran y que tuvieran que ver, como el polo y el golf, que se caracterizan por la potencia, la explosividad, tienen swing y mucha energía. Y después, bueno, entreno a la mayoría de los empresarios argentinos. En principio noté, en el golf, una carencia en cuanto a la preparación física, y en el polo, que no se invierte el tiempo necesario en el cuerpo como para tener una buena performance. De ahí el alto índice de lesiones.

-¿Es importante la preparación física en el polo?
-Así como los equipos profesionales de cualquier actividad importante como por ejemplo fútbol, tienen un plantel de profesionales que los asisten como psicólogos, traumatólogos, kinesiólogos y preparadores físicos, por qué no pensar que el polo tiene las mismas necesidades. No se puede pensar en competir sin tener cubiertos todos estos aspectos. Este mensaje es para los patrones que invierten sumas millonarias en jinetes y caballos, por qué no acompañar tamaña inversión en un equipo interdisciplinario de profesionales que asesore al equipo.

-¿Qué crees que deberían hacer los polistas?
-Yo creo que deberían tomarse en serio el cuerpo como el deporte que practican, que es de altísimo riesgo, y tengan un buen sistema de entrenamiento con el equipo, para que todos estén identificados y con un mismo sentido acerca de qué es lo que se quiere hacer. Igualmente, las rutinas deben ser personalizadas porque no todos tienen el mismo cuerpo, el mismo patrón y la misma masa muscular, entonces ahí se vería sobre qué sistemas de entrenamiento se trabajaría. Eso sí, no es lo mismo caerse de un caballo sin nada de masa muscular que teniendo algo que te sostenga todo el esqueleto, por ejemplo. Si se cae un jugador con buena masa muscular, que no quita que no se vaya a romper una costilla igual, su caída será mucho más suave o con mayor plasticidad.

-Se habla mucho de la entrada en calor.
-Y porque es muy riesgoso, jugar sin una buena entrada en calor. Pensemos que nunca se nos ocurriría entrar a jugar con un caballo en frío, ¿por qué hacerlo con nuestro cuerpo, entonces?

-Cuáles son las lesiones más comunes en un polista?
-El desgarro de aductores, golpes en cuádriceps, lesiones en las rodillas, en los codos, en los antebrazos, golpes en los hombros, fracturas por caídas o golpes, fractura de muñeca, lumbalgia, ciática y distensiones abdominales.

-¿Por qué crees que los polistas se desgarran tanto?

-Por el excesivo esfuerzo que hacen al rotar el cuerpo en distintas direcciones arriba de un caballo que va a una velocidad impresionante. La inercia que hacen para parar ese caballo de 600 kilos, que va para atrás, mientras que el cuerpo de uno va hacia adelante; la contracción muscular que tienen que tener para soportar esa presión, sólo se puede lograr teniendo una óptima condición física. Se llama también condición física a todo lo que tenga que ver con un sistema cardiovascular, el corazón, que es como un brazo, una pierna, el glúteo; y se tiene que hacer fuerte para soportar tamaña presión. Los músculos necesitan mucha flexibilidad, plasticidad, por lo tanto no hace falta ser fisicoculturista; los polistas, en algunos casos van colgados del caballo en una sola pierna, prácticamente. Ese cuadriceps, esa rodilla, que soporta toda la presión, y ese tobillo, tienen que estar muy bien armados, tener como un caparazón de músculos que protejan las articulaciones. Cuando un cuerpo no tiene una buena musculación, los que soportan la presión son los ligamentos y los tendones, y esto no tiene que ser así, es malo. Por eso las distensiones, las contracturas y después los desgarros.
 



-El precio a pagar es carísimo, ¿no?
-Claro. Yo prefiero pasarme dos o tres horas en un gimnasio y evitar todo este tipo de patologías. Más aún si voy a competir a nivel profesional.
-¿Por qué se desgarran tanto los aductores?
-Sí, la zona de la entrepierna. Porque es con lo que vos vas montado y es lo que te sostiene. Estás presionando tus piernas contra el caballo para no caerte. Probá montar aflojando esa zona, es imposible sostenerte. Imaginate yendo a gran velocidad. Además cuando vas parado, tenés que hacer una fuerte compresión de aductores para poder soportar todo tu peso.

-Entonces lo mismo pasa con la parte dorsal?
-Sí, con la parte cervical y dorsal. Mirá las fotos que salen en tu revista, que son espectaculares por el hecho de cómo están tomadas en pleno esfuerzo del jugador, y prácticamente están con una escoliosis, con una sifosis, que quiere decir que la espalda está curvada hacia adelante con el cuello tirado hacia atrás; entonces imaginate la presión que suma la columna. Y mucho más si esa espalda no está trabajada. Yo considero que es fundamental el trabajo de espalda.

-Muchas veces les preguntamos a los jugadores qué tipo de preparación física hacen y muchos nos dicen: “yo solamente juego prácticas”.

-Las prácticas yo las tomo como un hecho en el que estás entrenando el gesto deportivo para luego competir. ¿Qué quiere decir gesto deportivo? Te lo presento así: cuando hay un tenista entrenando en el gimnasio, agarra una pesa de dos kilos y hace el gesto deportivo de un drive, de un swing. El jinete practica el gesto deportivo y la técnica arriba del caballo, para luego ir a la cancha y tener grabado en su sistema nervioso el movimiento, pero a esto hay que acompañarlo, sí o sí, con un trabajo de gimnasio, no queda otra. No hay posibilidad de que vos puedas competir y no lesionarte.

Podés lesionarte estando entrenado también, pero tenés más posibilidades de curarte más rápido. Hay que tener una muy buena preparación física para acompañar el taqueo.

En el golf, Tiger Woods, con quien estuve entrenando cuando vino a Buenos Aires, hacía segmentos aeróbicos de 30 ó 40 minutos diarios y un segmento de 40 minutos de pesas con cargas libres. El impuso el entrenamiento, Gary Player hace 30 años que ejercita, y hoy, cuando vos decís que un golfista tiene que entrenar, la gente se ríe por ignorancia. No te olvides que un swing de golf sale entre 120 y 180 kilómetros por hora. Imaginate la velocidad de torsión que tiene la columna e imaginate si esos abdominales no están bien; pobre columna, hernia de disco seguro.

-Hay muchos polistas que han tenido hernia de disco.
-Por supuesto. La hernia de disco se produce por sobre uso de un acto repetitivo, como por ejemplo el taqueo o el swing de golf. Y el sobre uso te puede provocar una hernia de disco si vos, después de entrenar, no hacés tu elongación de 15 a 20 minutos, tu baño de inmersión y tu masaje, para que tu cuerpo esté en orden. Vos no podés ir con la presión y tensión que significa estar arriba de un caballo a tirarte en una cama. Tiene que haber todo un proceso de entrada en calor, de entrenamiento con el caballo, y cuando bajás, elongación, por lo menos media hora asistida.

-¿Por qué elongación asistida?
-Porque no es lo mismo elongar solo a que te elongue un compañero o tu preparador físico. El rango es mucho mayor y mucho más completo.

-Muchos polistas hacen elongación con el preparador físico antes de los partidos, ¿está bien?

-No, es malo. Y es pésimo si se enfrió. Primero hay que revisar toda la movilidad articular: calentarla y lubricarla como si le metieras aceite, y levantar la temperatura corporal para luego pasar a elongar por espacio de 15 y 30 segundos cada grupo muscular. Pero jamás elongar en frío, porque estás anticipando el desgarro. Al llegar a la cancha tenés que mover los brazos, hacer círculos con los brazos, círculos con la cabeza, círculos con la cadera, tocar la puntita de los pies sin rebotar y después sí, la elongación propiamente dicha, para que ese músculo esté viscoso, caliente y, en vez de disparar 100, pueda disparar a 170 kilómetros por hora. Lo que vos hacés, preparando el músculo, te permite en el primer chukker tener más ventaja que los que entraron fríos,

-¿Què harías para que un polista no se desgarre?
-Básicamente, armarle una rutina de acuerdo a la composición corporal que el jugador tenga, de acuerdo al peso, a la altura, la edad, el sexo, la talla. Todo esto influye en el patrón de entrenamiento que vos le vas a dar.

-¿Es muy importante lo que los polistas comen antes de los partidos?. La gran mayoría come pastas, hidratos de carbono.
-La base de un deportista, el 70%, son los hidratos de carbono, pero es bueno comerlos la noche anterior. Hacer una buena acumulación de hidratos de carbono, porque después, en el esfuerzo físico, te quedás prácticamente sin nada. Es la fuente de energía: fideos, pastas, papas.

-¿Al mediodía? Supuestamente ellos juegan a las tres de la tarde.
-Tendrán que almorzar a las once y media de la mañana. Una ingesta importante de hidratos de carbono, sin queso, con una salsa muy liviana, porque el problema de las pastas que no engordan es lo que le ponés: el queso y las salsas. Eso para el deportista es veneno.

-¿También hacés masajes?
-Tengo un equipo de gente que trabaja conmigo, pero si estoy viajando con un jugador, hago todo yo. Lo que no puedo evitar, y son factores ajenos a las lesiones comunes, son la mala nutrición, el alcohol, los cigarrillos, las situaciones familiares difíciles, la falta de sueño y la mala preparación física y psíquica. Si vos te peleás con tu mujer, estás tensionado y en la cancha no podés rendir. Esto pasa. El mal humor conduce al fracaso.

-¿Por qué muchos polistas sufren un desgarro y los infiltran?
-Mirá, por lo que he escuchado, la infiltración es lo peor que se le puede hacer a un cuerpo, porque es inyectar una sustancia que adormece el dolor pero la lastimadura sigue creciendo adentro; por eso, cada vez que los infiltran le van acortando la carrera. Te infiltran para que no sientas dolor y puedas jugar, pero no te curan; lo que sí cura es el reposo. El análisis que hacen es: lo infiltro porque quiero que juegue, vale tanto, cobra tanto, y yo lo contrato para que juegue, entonces lo infiltran. Es una barbaridad.

-¿Por qué decís que eso les acorta la carrera?
-Porque con las infiltraciones estás ocultando una lesión. Es salir momentáneamente del paso, te bajás del caballo, el médico te infiltra y volvés a jugar; pero la lesión está, sigue. La infiltración sólo te quita el dolor, la inflamación.

-¿Cómo debería ser la rutina de entrenamiento de un polista?
-Depende el grado de profesionalismo y compromiso que el jugador tenga con el polo. Según el Colegio Americano de Medicina y la Clínica Mayo, hay que entrenar aeróbicamente entre cuatro y seis veces por semana, unos cuarenta minutos.

-Entonces, qué harías con un polista de alto handicap, por ejemplo, de unos 25 años, y con un patrón que muchas veces tiene más edad.
-El entrenamiento es distinto según la edad de la persona, no es lo mismo una de 20, que de 50 años. La flexibilidad de un chico de 20 no la tiene uno de 40, la potencia de una persona de 40 no la tiene un chico de 20; entonces hay que mechar el entrenamiento de acuerdo a la característica física de cada uno para sacar lo mejor. Por ejemplo, al de 20 yo le daría, tal vez, movimientos más explosivos y más aparatos para fortalecerlo en su musculatura, y al tipo de 40 ó 45, que ya está armado y formado, le daría aparatos pero en cargas muy livianas de alta repetición, haciendo hincapié en la parte de estiramiento que es lo que se va perdiendo con la edad. Por eso la mayoría de los dolores de columna no se deben a que uno tenga hernia de disco, sino que la musculatura, con el tiempo, la vida, la inercia, los problemas, el stress y el deporte, se va achicando. Y el polista que recién empieza, más que nunca tiene que tener afilada la musculatura.
 

 

(Instr. Daniel Tangona, (54911) 3639-1200)
 

Eventos      


 Cerrar esta ventana y continuar selección

www.tangona.com