Prensa Fitness   

  Revista Brando - Julio 2006

 Cerrar esta ventana y continuar selección
 

WELLNESS
EL CUERPO EN EQUILIBRIO

SWASTHYA YOGA, INDOOR TRAINIG, FITBALL y ESFERODINAMIA SON SOLO ALGUNAS DE LAS DISCIPLINAS QUE BUSCAN, A LA VEZ, FLEXIBILIDAD Y TONICIDAD MUSCULAR. EL OBJETIVO, LOGRAR EL BALANCE PSICOFISICO PERFECTO. POR QUE CAMBIAR COMPETENCIA POR BIENESTAR.

TRAS EL BOOM DE LAS CLASES DE FITNESS, que en los ’90 garantizaban resultados inmediatos a cambio de altas dosis de entrenamiento aeróbico, la nueva era propone un cambio de concepto que privilegia el wellness -en tanto equilibrio psicofísico- como generador de beneficios permanentes. Así, los gimnasios y los entrenadores personales más cotizados comenzaron a incorporar actividades de bienestar, como yoga, aqua-gym, tai-chi, pilates y stretching que se revelan como el complemento perfecto para las exigidas sesiones de musculación, aero-box, fight-do o spinning.


Dr. Tomás Pförtner
Director Pförtner Contactología - Óptica

Según la Cámara Argentina de Gimnasios en Argentina existen alrededor de tres mil centros de actividad física. “Estimamos que cerca del 8 por ciento de la población asiste con regularidad, lo cual implica un excelente posicionamiento si se lo compara con Europa, donde el promedio es del 10 por ciento. Por otra parte, aquí se dictan las mismas técnicas y se utiliza el mismo equipamiento que en el resto del mundo, porque se trata de lanzamientos de franquicias globalizadas que fueron, en realidad, las que generaron el gran cambio hace seis años, cuando se introdujeron las clases de fitness grupal coreografiadas, que trabajan sobre la base de tracks con metas de progreso rápido, como el fight-do y el body-combat, un furor entre los hombres deseosos de someterse al alto gasto calórico que implica descerrajar golpes de puño y patadas a ritmo frenético”, explica Daniel Cirio, secretario de la flamante entidad que agrupa a 250 salones del país.

Con todo, “en el último tiempo, se advierte un aumento de la demanda de actividades que controlan el estrés y generan relajación. Parece que a los hombres ya no les interesa sólo entrenarse de manera competitiva, sino sentirse mejor”, conjetura Adrián Anaya, presidente de Sport Club, la cadena de gimnasios que suma 50 mil socios en sus quince sedes porteñas, que ya posee siete delegaciones en la costa española del Mediterráneo, y cuyas clases de swásthya yoga y fitball son un éxito. En el primer caso, se trata de la ejecución de las técnicas del yoga clásico de manera dinámica, lo cual genera un incremento de la tonicidad muscular y flexibilidad articular que resulta muy útil para quienes practican tenis o jockey. Por su parte, el fitball o esferodinamia es ideal para quienes juegan al golf o incluso al rugby, ya que fortalece la zona lumbar y cervical mediante movimientos de bajo impacto realizados sobre una pelota de hasta 75 centímetros de diámetro. Con un número cada vez mayor de adeptos, el running es otra actividad cuya popularidad se basa en la amalgama de entrenamiento de competición y disfrute de la naturaleza. Según Anaya, “correr maratones se ha puesto de moda entre los ejecutivos, porque les resulta estimulante la combinación de training progresivo, ejercitación al aire libre y obtención de logros”. Y revela que, para atender ese interés, nació el Sport Club Team, especial para quienes quieren iniciarse en el maratonismo urbano ya que, con la asistencia de deportólogos, se les enseña el método correcto para aumentar la capacidad aeróbica, incrementar las distancias y bajar los tiempos sin lesionarse.



Pero, sin duda, los programas de entrenamiento indoor para golfistas, esquiadores, rugbiers y tenistas constituyen una apuesta con futuro en el portafolio de servicios de los gimnasios. En general, se utilizan los clásicos aparatos cardiovasculares, isotónicos y de musculación, pero orientados al fortalecimiento de las áreas críticas para cada deporte, como cintura, rodillas, cervicales y tobillos respectivamente. En este sentido, Vilas Club lleva la delantera con su academia de deportes de invierno que permite, en medio del entorno verde de los bosques de Palermo, perfeccionar los movimientos del esquí y el snowboard en máquinas específicas que reproducen las condiciones de deslizamiento en la nieve y en las cuales se utilizan botas, bastones, fijaciones y tablas.

IRON YOGA POR UN PERSONAL TRAINER

Cuestiones de agenda, visibilidad pública o simplemente gustos, inclinan a muchos a elegir la asesoría de un preparador físico personal, a instalar multiestaciones de ejercitación en sus hogares o a preferir los fitness clubs de las torres de lujo que habitan. En el mundillo del entrenamiento a medida, uno de los fitness coaches más innovadores es Daniel Tangona, quien desde hace treinta años ayuda a empresarios y políticos a mejorar su performance deportiva, marcar los bíceps y tonificar los abdominales, según lo que define como las típicas obsesiones masculinas.

“Buscan soluciones que mejoren su imagen y hábitos que les ordenen la vida para mantener a raya la comida y el estrés, que son sus vicios principales. Por eso tiene éxito cualquier propuesta de fitness total, que abarque cuestiones físicas e incluso espirituales”, sentencia. Por eso importó desde Estados Unidos el método Iron Yoga, una variante de la milenaria disciplina que incorpora ejercicios de fuerza. Mediante la utilización de pesas en las muñecas y los tobillos, se desarrollan la flexibilidad y la resistencia al mismo tiempo.

Quienes buscan mayores desafíos físicos e incluso emocionales, pueden optar por el Boot Camp, una variante fitness de entrenamiento militar clásico. Los “reclutas” deberán hacer gala de una férrea disciplina y fuerza de voluntad para soportar la hora y media de fuerte ejercitación en que se pueden llegar a quemar hasta 1.500 calorías.
 

MUSICA Y HUMOR GRUPAL

DURANTE AÑOS, EL GIMNASIO FUE UNA SUERTE de territorio vedado para todos aquellos hombres que buscaran algo más que la simple ejercitación muscular. Sin embargo, de la mano de los sistemas de entrenamiento enlatados –técnicas de ejercitación fraccionadas, que alternan períodos de esfuerzo con pausas, lo cual se traduce en una mayor resistencia aeróbica y muscular-, fueron legión los varones que olvidaron sus prejuicios respecto de las clases grupales y musicalizadas.

Body Systems Latin America, una de las franquicias de fitness más extendidas del mundo, cuenta con cuatrocientos salones licenciados en Argentina, donde cerca de 250 mil personas practican alguno de los nueve programas disponibles. “El cliente evolucionó: hace diez años pedía resultados, sin preocuparse por los tiempos; ahora, los hombres quieren cambiar el cuerpo en tiempo récord y, además, divertirse”, considera Gabriela Retamar, directora técnica de la compañía. En ese sentido, uno de los programas más novedosos es Power Jump, que consiste en realizar ejercicios aeróbicos sincronizados con diferentes tracks de música sobre una cama elástica individual o minitramp, donde se genera resistencia al empujar, con el talón, el peso del cuerpo.

Con un consumo de 900 calorías promedio por clase suma, a los beneficios cardiovasculares, el fortalecimiento de los músculos del tren inferior y la estabilización de la columna, indispensable para lograr una alineación postural correcta. Otro best- seller es RPM, un programa de ciclismo indoor que, si bien desembarcó hace un año, sigue en alza: se trata, claro, de pedalear, en intervalos de distintas intensidades y con diferentes cargas que imitan las exigencias de un camino de montaña o los obstáculos de una ruta urbana, todo lo cual asegura una fuerte reducción de la grasa corporal además de un incremento de la densidad ósea. Claro que el primer puesto sigue siendo para Body Pump, un método de entrenamiento con pesas, simple y eficiente, que define y tonifica la musculatura, lo cual explica que sea elegido por los varones de mediana edad para combatir la flaccidez, reducir la presión sanguínea y disminuir los niveles de colesterol de manera natural. Por otra parte, entre las actividades vinculadas con el bienestar integral, se destacan PowerPool y PowerBalance.

El primero, es ideal para aquellos que practican tenis o running, dado que permite trabajar sin exigir las articulaciones en un medio tan relajante como el agua. El segundo, en tanto, se basa en los principios del yoga y el tai-chi: la sincronización entre los movimientos y la respiración favorece la relajación y el autocontrol, lo cual lo convierte en un aliado perfecto para los golfistas.

De origen local, Radical Fitness es otra de las compañías proveedoras de ejercicios enlatados, que suma 1.500 instructores tan sólo en la ciudad de Buenos Aires. Entre sus lanzamientos más recientes, se destaca Kimax: una free standing bag, guantes y protectores para empeines y codos bastan para encarar los rounds donde se complementan técnicas de boxeo, may thai y kickboxing con ejercicios aeróbicos. También gana popularidad Power Fit: consta de tres bloques con ejercicios que se realizan utilizando una barra con discos de carga progresiva, en series que se intercalan con segmentos de trabajo en step y pasos básicos de aeróbica. Otra estrella de la compañía creada por Gabriela y Nathaniel Leivas junto con Ulises Puiggross, es Fight-Do, una variante de combate que combina la técnica del boxeo y las artes marciales asegurando un gasto calórico de 800 calorías promedio. Las técnicas de lucha utilizadas (golpes, patadas, bloqueos y esquives) se acompañan con música estimulante y, si bien en ningún momento se produce contacto cuerpo a cuerpo, se estimula una actividad de desafío que resulta altamente efectiva como descarga de tensiones.

“Los hombres buscan propuestas cada vez más simples pero, al mismo tiempo, efectivas. Pretenden que el programa sea un cable a tierra, una actividad que los entrene sin tener que estar pendientes de una coreografía rebuscada”, sintetiza Puiggross. Por eso, acaban de lanzar Oxígeno, una propuesta de relax activo que se presenta como complemento de cualquier entrenamiento aeróbico o muscular: se trabaja la flexibilidad de los distintos grupos musculares sobre la base de diez tracks de estiramientos dinámicos identificados musicalmente con sonidos de la naturaleza que, junto con ejercicios de respiración consciente, intensifican patrones como el equilibrio, la fuerza y la coordinación.
 

LA ECUACION ENTRE QUERER Y PODER

El éxito de cualquier programa de entrenamiento depende de la combinación entre concientización personal y seriedad profesional cuando se define un plan de trabajo físico junto con el entrenador. Con más de diez años de experiencia en el área de ingreso de futbolistas en River Plate y cuatro como asesor de las selecciones juveniles de José Pekerman, el doctor José Greco –actual director de la Licenciatura en Educación Física con orientación en Medicina del Deporte de la Universidad Maimonides –destaca cuáles son la precauciones a tener en cuenta a la hora de entrenar:

1. Defina para qué quiere hacer gimnasia y elija el formato, buscando un equilibrio entre lo que desea y lo que puede.

2. Indague su saldo de salud y aptitud física. Es indispensable someterse a un control médico de rutina con un deportólogo que interpretará los condicionantes, los limitantes y los impedimentos. Luego, un profesor de educación física debe realizarle una batería de test (de resistencia, de fuerza en el tren superior e inferior, cardiovascular) para descubrir sus aptitudes y cualidades motoras.

3. La meta deber ser incorporar el hábito del movimiento, sin caer en la sobreexigencia física. El plan de entrenamiento debe adecuarse a su perfil físico actual, y no elaborarse sobre la base de expectativas muchas veces ilusorias o incorrectamente fundamentadas. Recuerde que la actividad física debe ser un estimulante de la salud y no un factor de riesgo que se sume al sobrepeso, el sedentarismo, el colesterol.

4. Si bien es importante estimular el sistema cardiovascular, conviene proteger el aparato osteomuscular, evitando las cargas exageradas que ocasionan lesiones muchas veces crónicas.

5. Consulte a un nutricionista para que elabore un plan de alimentación acorde con su nivel de gasto calórico. No recurra a la suplementación sin autorización médica.

6. Recuerde que todo trabajo de tonificación implica una ganancia de masa muscular que se traduce en rigidez. Los músculos, además de crecer, deben poder funcionar. Por eso, realice ejercicios de flexibilidad y elongación con igual periodicidad.

7. No avance sobre el dolor. Es mentira que “si no duele, no sirve”.

8. Mantenga el control sobre sus expectativas. Mucho no siempre es mejor.









 



(Daniel Tangona, (54911) 3639-1200)

 Cerrar esta ventana y continuar selección
 

www.tangona.com