Prensa y fotos   

Revista Gente - Diciembre 1994


 

NO SALGA SIN SU PERSONAL TRAINER...

La moda del entrenador personal explotó en Hollywood hace más de diez años. Rob Parr fue uno de los pioneros, y todavía conserva a sus alumnos más antiguos: Bruce Willis, Demi Moore y Madonna, entre otras estrellas. Hoy, la cita con el personal trainer ocupa un lugar de privilegio en la agenda de los argentinos. Porque el tiempo es cada vez más valioso, la gente cada vez más perezosa para los deportes y la imagen cada día más importante.



Para muchos, el entrenador es una suerte de analista y el entrenamiento, una terapia para el cuerpo y la mente. Por eso si quiere estar en forma, sentirse bien y que los demás lo vean bien, no salga sin su personal trainer.


Daniel Tangona es un especialista en empresarios. En la foto, boxea con Carlos Oliva Funes, uno de sus alumnos.



 

La raza de los entrenadores trabaja de sol a sol, los siete días de la semana. La jornada laboral empieza a las seis y media de la mañana y termina a las once de la noche. Los clientes más fanáticos tienen tres sesiones semanales de una hora cada una.

Daniel Tangona (37). Hace 20 años que vive de la gimnasia, 12 como entrenador personal. Su especialidad son los empresarios. Carlos Oliva Funes (presidente de Swift Armour Argentina), Víctor y Alicia Savanti, Aldo Roggio, Marcelo Géller (Dior), Nicolás Maccarone, Mario Pardo (Dewo y Talent) son algunos de los que obedecen sus órdenes.

Para Tangona el boom del trainer tiene su explicación: “Antes en los gimnasios se trabajaba mejor. Hoy el alumno tiene que salir a buscar personal calificado. Por comodidad, alguien que está 14 horas diarias en una oficina necesita que alguien le toque el timbre y lo pase a buscar para hacer actividad física. En mi camioneta tengo un gimnasio ambulante con pesas, putching ball y un step hidráulico”.
 

 

Prensa y Fotos   


 Cerrar esta ventana y continuar selección

www.tangona.com