Prensa y Fotos   

Revista NOTICIAS - Febrero 1994
 


BICICLETA. Un ejercicio ideal para los mayores: media hora por día es lo indicado.  En la playa, casi un pre-dancing colectivo.



TANGONA en acción (arriba).
El “profe” que impuso su sistema.
Aerobistas: una legión

 

Patinando por la Roosevelt, haciendo aerobismo por todo el perímetro de la península, rodando en bicicleta por la zona de los bosques, jugando partidos de todo lo que se presente y entreverándose en todas las clases de gimnasia que se organizan en los paradores.

Daniel Tangona, el entrenador de los ejecutivos top y de las modelos exitosas, hizo saltar a todo el mundo en la Dotto Beach de Manantiales. Su receta es implacable: correr 20 minutos por día, o caminar a paso firme durante 40, o bicicletear media hora sin tregua. Una rutina completa para cada grupo de músculos y un cuarto de hora de estiramiento para que cada parte del cuerpo vuelva a su estado original, pero notoriamente mejorada, son sus argumentos. Y con ellos tuvo un eco que pocos hubieran imaginado.

Pero Tangona no fue el único impulsor de la “movida sana” en el Este. Profesores contratados por otras playas también tuvieron convocatoria al anunciar sus clases colectivas sobre la arena. Venciendo una comprensible timidez y el argentinísimo miedo al ridículo, hombres y mujeres se lanzaron a endurecer cuerpos imperfectos o a tratar de mejorar más lo ya perfecto en clases de ejercicios aeróbicos, que a veces parecieron sesiones de pre-dancing.

La música, el solcito y las ganas de sentirse bien motivaron a la gente como nunca.
La costumbre, en realidad, nació en Pinamar hace cuatro veranos, se impuso en Punta con una fuerza impensada. Tal vez sea el primer hábito que cruza el charco para imponerse en territorio rival. Los pinamarenses tienen una larga experiencia en gym playera y recién el verano que viene se verá si los habitués del Este la adoptan definitivamente.
 

Prensa y Fotos   


 Cerrar esta ventana y continuar selección

www.tangona.com