Prensa y Fotos  

Revista Gente Online 15/07/02
 
 
  El boom del polo
En la ciudad de Buenos Aires, en el Campo Argentino de Polo, se disputa el Campeonato Argentino Abierto de Polo, de fama internacional. La temporada comienza en agosto, generalmente en canchas en la zona norte del Gran Buenos Aires, y culmina para diciembre en Palermo.
 
     

 
  Pasión de multitudes
El polo argetino congrega miles de turistas dispuestos a disfrutar de los partidos entre los equipos de más alto handicap, admirar sus caballos o aprovechar la estadía en el país para aprender el deporte.
 
     

 
  Incondicional
El caballo de polo debe ser adiestrado por varios años antes de alcanzar la calidad necesaria. En Argentina se usó el Criollo Argentino y el Pura Sangre para iniciar la actual industria floreciente de crianza de caballos de polo.
 
     
     
  Destreza y coordinación
El Polo nuestro de cada día
Argentina es uno de los centros de polo mundial y cuna de renombrados polistas que han hecho historia. Este deporte -catalogado de costoso y elitista- puede ser practicado por cualquier persona sin importar sexo o edad. Aquí te contamos todo lo necesario antes de subirse al caballo. Y luego ¡a jugar!
 
     
     
    Un jinete, un caballo, un taco y una bocha. Velocidad, técnica, destreza y coordinación. Son los elementos y requisitos necesarios para comenzar a practicar uno de los deportes más exclusivos del mundo: el polo. Y quizá el más elitista. Fue divulgado por los estancieros ingleses en el siglo XIX y adoptado rápidamente por los argentinos. Hoy, nuestro país es la tierra pródiga en lo que a materia de polo se refiere. Y no es para menos: Juan Carlos Harriot, Bautista, Horacio, Alberto y Eduardo Heguy, Adolfo Cambiasso, Enrique Alberdi, Juan Traill, Mariano Aguerre y Javier Novillo Astrada. Son sinónimo de los mejores polistas del mundo. Y si bien siempre se consideró un deporte costoso y reservado para la aristocracia, he aquí la excepción a la regla: en Argentina ricos, estancieros y peones forman parte del juego. Puede ser realizado por cualquier persona sin importar sexo o edad. Se juega con dos equipos de cuatro jinetes y el objetivo es adelantar la bocha con golpes fuertes hasta introducirla entre la meta contraria. El equipo con más tantos es el ganador. Pero antes de subirse al caballo hay que conocer la preparación previa que se necesita. Y para ello, el fitness coach Daniel Tangona, nos adentra en el tema.

-¿Para comenzar a practicar polo es necesario saber equitación?
-Nadie que conozca algo de polo puede negar que la equitación es una de las bases del juego. Quizás este sea el factor que más contribuya a la diferencia del juego entre el polo argentino y el del resto del mundo. El conocimiento del caballo es indispensable. La equitación puede resumirse en la eficacia para manejar al animal de manera que brinde el mejor rendimiento con el mínimo de desgaste y la máxima habilidad.

-¿Qué preparación física se requiere?
-Tanto en el polo como en cualquier otro deporte, un buen estado físico para la práctica deportiva y la aptitud para un alto nivel de exigencia ayuda a prevenir lesiones. Es fundamental la entrada en calor para evitar al máximo el riesgo de lesiones y después de la práctica realizar ejercicios de elongación que contribuyan a distender los músculos que estuvieron sometidos a tensión para que puedan retornar a su estado habitual.

Una vez adquiera la soltura suficiente. Ya se puede dar inicio al juego. El primer objetivo es el golpeo de la pelota y el ejercicio consiste en pegarle a una bola inmóvil e intentar pegarle en el punto medio y siempre hacia adelante. Esta primera fase es muy dura y monótona, pero es el primer paso para conseguir metas mayores. Luego, de haber adquirido habilidad, se empieza a aumentar la velocidad con la que se llega a la bola ya sí hacer el partido con el mejor toque posible. Otro ejercicio, que se debe practicar es el dribling, consiste en ir desplazando la pelota a pequeños golpes, desplazándola en largo cuando la ocasión lo permita. Un buen ejercicio es salir de paseo con el mazo e intentar golpear piedras pequeñas y demás objetos de cierto tamaño que se encuentre. Otra práctica es el polo-pit, en el cual se golpea la pelota en distintas posiciones, como si de un partido se tratase, ya que la bola siempre esta en movimiento. Con diez minutos de cada ejercicio, se obtiene una buena preparación.

Para quienes quieren ingresar en el mundo del polo existen varias escuelas en la Argentina. Allí se puede ir a tomar clases o internarse para hacer una clínica completa -el precio varía según el club -. Para asesorarse acerca de estos cursos es aconsejable dirigirse a la entidad madre de este deporte que nuclea a todos los clubes: La Asociación Argentina de Polo que para jugar torneos requiere una registración de 100 pesos anuales.

El espíritu de equipo, la disciplina y el elemento de lucha crean una tremenda atracción a este juego. Y el polo argentino -"el mejor del mundo", según los especialistas en la materia- logró colocarse como la primera potencia mundial. Produce tres veces la cantidad de jugadores de polo de cualquier otro país y la mayoría de los caballos europeos son criados en esta tierra. Así es. El Polo nuestro de cada día.

Más información: www.tangona.com

fotos: Archivo Editorial Atlántida



fecha: 07/15/02 10:47:49 AM
 

 
     
  NOTAS RELACIONADAS
   

Prensa y Fotos   


 Cerrar esta ventana y continuar selección

www.tangona.com